Traductor

Páginas vistas

jueves, 17 de agosto de 2017

LOURDES TORRES, MUCHO MAS DE LO QUE ESCRIBIÓ EL CRONISTA

SE QUEDO CORTO EL CRONISTA
   La nota que da cuenta del fallecimiento de Lourdes Torres no le hace justicia. Dice que fue autora de más de doscientos temas y que compartió escenario con Celia Cruz.

  Evidentemente el autor del escrito no tiene ni puñetera idea de quien fue Lourdes, de su valía como persona y como artista, de su talento de autora, de la dulzura de su voz, de su afinación perfecta, de lo profesional que fue, del aprecio y el respeto que le tenemos todos los que trabajamos con ella, del lugar que se ganó a pulso en la historia de la farándula y la música cubanas.

 

  Se quedó corto el cronista.
  No habló de su larga etapa con Los Modernistas, uno de los cuartetos punteros cuando en Cuba había que partirla para ser considerado cuarteto de primera. Ni se refirió a su brillante carrera de solista, dándolo todo en el escenario, transmitiendo la emoción que hay que transmitir para poner de pie a un teatro entero.

   Qué noticia más triste la de que Lourdes se ha ido. Y qué amargura nos da que de ella solo se destaque que compartió escenario con Celia. Como si trabajar en el mismo espectáculo con la gran Celia fuera lo más importante de su carrera larga y magnífica. Como si Lourdes no fuera la gran estrella, la Señora Lourdes que se ganó la admiración de todo un pueblo donde quiera que viva.


   Que solos nos estamos quedando los que vivimos la etapa grande de nuestra música. Para despedir en la distancia a la gran Lourdes, para amarla en el recuerdo, hoy y mañana y siempre echaré una lágrima por ella mientras escuche “Fue así que te olvidé”, una de las canciones más hermosas que se han escrito en español.

miércoles, 24 de mayo de 2017

PEDRAZA GINORI MEMORIAS CUBANAS, Libros 1 y 2

   Hola:
   A los lectores del blog, les informo que a través de la empresa editora norteamericana Create Space / Amazon se han publicado, en formato papel, los dos libros de mis "Memorias Cubanas".


   Sus páginas son un compendio de mis experiencias y mis circunstancias, vividas en el mundo de la televisión, los espectáculos, la creación musical, la radio, la publicidad y la prensa.
   Los dos volúmenes recogen, en clave autobiográfica, sucesos, “batallitas”, semblanzas, anécdotas y reflexiones personales de los 57 años transcurridos desde el día de 1938 en que nací en Esperanza (Las Villas) hasta el de 1995 en que abandoné definitivamente Cuba para asentarme en Galicia.
   Son, en total, 81 piezas. Algunas han aparecido en mi blog y ahora las he sometido a un proceso de edición, corrigiéndolas, ajustándolas y dándoles unidad estilística. Otras son crónicas nuevas, escritas especialmente para el libro impreso.

EL BLOG DE PEDRAZA GINORI / SU LISTA DE PIEZAS PUBLICADAS

AQUÍ  ESTÁ  LA  RELACIÓN
DE  TODAS  LAS  PIEZAS
QUE  SE  HAN  PUBLICADO  EN  ESTE  BLOG
/////
PARA ACCEDER A UNA DE ELLAS,
PULSE SOBRE EL TÍTULO

MI AMIGO PEPE PELAYO

  Después de un paréntesis de 20 años autoperdido en España (muchos creían que me había muerto), tiempo que me tomé para reflexionar y reciclarme tras la traumatizante experiencia de vivir en la Cuba que proclamaban socialista y no era ni socia ni lista, allá por 2013 saqué la cabeza del hueco y decidí abrir un blog y hacerme una cuenta en Facebook. Y empezaron a aparecer antiguos amigos, compañeros de aventuras y personas valiosas a las que admiro (muchos se alegraron de que no me hubiera muerto) y que tuvieron la gentileza de insertarse en el nuevo colectivo de gente chévere que integra la novena conque juego los últimos innings de mi juego vital.
  Entre ese piquete que me cayó de fly, sin yo esperarlo, está un matancero con el que no compartí en Cuba (trabajó muy poco conmigo) pero se ha convertido, a pesar de la enorme distancia geográfica que nos separa (reside en Santiago de Chile), en uno de mis mejores consortes, ambias, ecobios, aseres o como se diga ahora en idioma criollo.

Pedraza Ginori (izq) y Pepe Pelayo
en la Plaza Mayor de Ourense, Galicia. Mayo 2017

domingo, 12 de marzo de 2017

DICEN QUE HA FALLECIDO EVA RODRÍGUEZ




  Me dicen que ha fallecido Eva. Pero no me lo creo. Entro en Internet y encuentro la noticia que lo confirma. Pero ya saben como es Internet de mentirosa.
  No es cierto, no puede ser verdad. No es posible que se haya ido, que el mundo se haya quedado sin la generosidad, el entusiasmo, la sonrisa, el buen rollo, el amor por la profesión, el compañerismo bien entendido de esa mujer excepcional que pasó por los charcos del ICRT sin mancharse con la traición o la maledicencia, que no escatimó apoyo y ayuda para todos los que empezábamos, que repartió lealtad y amistad a sus compañeros y entusiasmo y buen ánimo a millones de cubanos.
  Dice Internet que ha muerto por problemas cardíacos. Mira que hay que soportar mentiras. Es falso que le haya fallado el corazón porque el de ella es de los buenos, de los que no fallan nunca. Y si no, que se lo pregunten a los que la conocemos, a los que la hemos visto echar palante a pesar de las ingratitudes y las dificultades, a los que creemos que su sonrisa, eterna, maravillosa y sobre todo sincera, no se puede apagar nunca.
  Sigan mi ejemplo. No le hagan caso a quienes afirman que se fue. Porque lo que no es posible, simplemente no puede ser. Y Eva Rodríguez no se ha ido, está hoy, como ayer, en el recuerdo. Y de ahí, nadie se va.

jueves, 5 de enero de 2017

BRAVO, CAMPEÓN, TE LO HAS GANADO

  Ahí está él, el pequeño aguacate que me ha derrotado. En la foto, tomada hace pocas horas en la cocina de mi hogar, le ven tal y como es: valiente, imperturbable, terco, voluntarioso, dispuesto a salirse con la suya.


  A mediados de diciembre adquirí en el super una bolsita donde se acotejaban él y dos de sus semejantes. Normalmente los venden verdes y hay que dejar pasar unos días hasta que, maduros, se puedan comer. Sus compañeros hace rato que cumplieron con su deber y enriquecieron mis comidas de Nochebuena y Fin de Año.
  Pero pasó el tiempo y él siguió ahí, en el frutero, como si tal cosa, exactamente igual que la mañana en que lo traje a casa, tan duro como un palo, ignorando el obligado proceso de maduración que la naturaleza diseñó para su especie.
  Ayer, como todos los días desde hace tres semanas, lo palpé. Y nada. Continuaba sólido y compacto cual diamante, encerrado en sí mismo, haciéndose pasar por una piedra. Y una vez más me quedé con las ganas de comérmelo (más bien de "jamármelo"), de disfrutar de su sabor.

  Al principio, al observarle, no supe qué le pasaba. ¿Se estaría burlando de mí? Hasta que, pensando pensando, lo comprendí todo. Lo suyo no era burla sino desafío. Se trataba de un pequeño héroe empeñado en una batalla cuyas probabilidades de ganar eran mínimas pero por la que, pensaba él, valía la pena convertirse en mártir.
  Con su obstinación, él estaba reivindicando su derecho a envejecer tranquila y dignamente y a no terminar en las fauces golosas de un empedernido asesino de frutas como yo.

  Y ahí está, firme, entero, indoblegable. Nada puedo contra su épica lucha de bravo gladiador, contra su respetable sacrificio, contra la inercia que ejerce como arma. Así que, muy a mi pesar, le he perdonado. Le voy a dejar tranquilo, quietecito, hasta que fallezca por causas naturales.
  Anoche, reconcomido por dentro, encabronado, molesto por mi fracaso de Goliath ante un pequeño David vegetal e inofensivo que con su huelga me ha vencido, decidí fotografiarle y dar a conocer su historia en Internet para que la gente le conozca, admire su lucha y aprenda la lección que nos está dando: algunas veces bastan sólo la fortaleza moral, la entereza y la resistencia para conseguir los objetivos, por imposibles que parezcan.


:::::::::::::::::::::

sábado, 24 de diciembre de 2016

A CARLOS AVERHOFF, EN EL MOMENTO DE SU PARTIDA

   Estábamos en 1990 y yo andaba metido hasta el cuello en aquella absolutamente loca aventura que era la preproducción, en medio de las enormes dificultades y escaseces del Período Especial, de los 45 episodios de “Cantante”, una telenovela musical de muy compleja realización. Yo la había escrito y en la Dirección de Programas Dramáticos de TV Cubana me habían dado la luz verde.
    Jorge Aragón Oropesa, con sus melodías, y yo, con mis letras, habíamos creado nueve canciones para que las interpretara Mirta Medina, que haría de Mapi Rivera, la artista famosa cuya vida y milagros contaba la historia.
    Uno de los personajes principales era un saxofonista de jazz, integrante del grupo acompañante de Mapi, con el que ella vivía un romance durante la trama. Un momento clave de la relación entre ambos se producía durante una secuencia en la que ella cantaba “Necesito (verdadero) amor” y él hacía un solo en el puente de la canción. La interacción de juego amoroso entre la cantante y el músico se pondría de manifiesto por primera vez ante los televidentes.

   Cuando le pregunté a Aragón quién iba a tocar el solo de saxofón que se escucharía en la escena me dijo que Carlos Averhoff. Dos días antes de la grabación, había sido imposible contactar con él llamándole por teléfono.
    - Va a haber que ir a su casa.
    - ¿Y dónde vive?
    - Me parece que en Luyanó. No, espérate, creo que es por Lawton.

  
Era un sitio cercano a la iglesia de Jesús del Monte y hasta allá me mandé. Preguntando por aquí y por allá donde vivía un músico barbudo que tocaba con Irakere, poco a poco dí con su dirección (1). Recuerdo que era una casa y delante de la puerta de entrada, Averhoff había construído un espacio techado donde guardaba su automóvil. "Car porch" le llamaban a eso.
    Me recibió con aquella amplia sonrisa que le caracterizaba.

    - Coño, Ginori, ¿qué tú haces por aquí?

viernes, 23 de diciembre de 2016

TELEVISIÓN CUBANA: SU CRONOLOGÍA Y SUS DIRECTORES

CRONOLOGÍA DE LA TELEVISIÓN CUBANA
    (Página con actualizaciones frecuentes)


1950
1950  24 de octubre > Gaspar Pumarejo inaugura las transmisiones diarias de televisión en Cuba. La emisora se llamaba Unión Radio Televisión y transmitía por el Canal 4. Estudios en Mazón y San Miguel. Equipos norteamericanos de la marca RCA Victor.
    La primera imagen televisada fue la de una cajetilla de cigarros de la marca "Competidora Gaditana". El audio fue un jingle que algunas fuentes dicen que fue creado por Ñico Saquito y otras aseguran que fue del autor Alfredo Brito.

   Las actividades de aquel día histórico comenzaron a las 9:30 a.m. cuando el cura Daniel, de la iglesia del Carmen, bendijo el edificio y los equipos.
   A las 12:30 del mediodía se transmitió desde el Palacio Presidencial, el acto de inauguración oficial en el que pronunció un discurso el presidente Carlos Prío Socarrás.
   Para celebrar el primer día de la TV, se emitió desde las 7 p.m. un desfile de variedades y dos horas después un programa especial, una fiesta con cientos de invitados que se celebró en el patio de la casa de Mazón y San Miguel, conducida por el anfitrión Pumarejo y en el que participaron dos estrellas del cine mexicano, Pedro Arméndariz y Carmen Montejo, y un elenco de artistas nacionales integrado por Margarita Balboa, Raquel Revuelta, Marion Inclán, Alberto Gandero, Raúl Castellanos, el trío La Rosa y otros.

jueves, 15 de diciembre de 2016

A VER SI COJO CAJITA

   El pasado 13 de octubre, la Academia Sueca decidió aventurarse por un terreno pantanoso y pasarse por el forro los estatutos del Nobel, que establecen que ese premio debe entregarse a “escritores que sobresalgan por sus contribuciones en el campo de la literatura”. Y le dieron el preciado galardón a un letrista de canciones norteamericano llamado Bob Dylan.
   Vaya usted a saber lo fumados que estaban esos suecos el día que tomaron esa controvertida decisión que mete a Bob en el mismo saco donde están Tolstoi, Neruda, Thomas Mann, Faulkner y un timbalar de grandes literatos de renombre universal.
   No soy un conocedor de la obra de Dylan. Debe ser bueno en lo que hace porque hay mucha gente respetable, experta en el asunto, que lo afirma. Pero, por excelente que sea, por muchos valores que tengan los textos que escribe para sus piezas musicales, el tipo no pega en ese premio ni con cola ni con colina. Porque, señores, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

sábado, 10 de diciembre de 2016

SANTA CLAUS Y LOS CUBANOS


  Nosotros los cubanos, por tradición y por simpatía, toda la vida hemos sido de Melchor, Gaspar y Baltasar. De niños, cada fin de año sus figuritas estaban en los nacimientos de todas las casas, junto al recién nacido Jesusito, la Virgen que no era virgen y el irrelevante José. Por entonces, los chamitas escribíamos con letra temblorosa de recién alfabetizado una cartica que empezaba “Queridos Reyes Magos”, seguía con la mentirita de que nos habíamos portado bien, incluía una lista de regalos que queríamos que nos trajeran y terminaba con un beso y el garabato nervioso de nuestra firma. En la noche que iba del 5 al 6 de enero, metíamos aquel papelito lleno de ilusiones en un zapato que colocábamos debajo de nuestra cama y nos acostábamos temprano a dormir, con la cabeza repleta de pajaritos volando.

martes, 6 de diciembre de 2016

PERICO, CHARLIE Y LAS ILUSIONES PERDIDAS

  En el pueblo chico donde nació y se crió (¿Guane?, ¿Cruces?, ¿Calimete quizás?), a los Pedro le decían Perico, así que él fue un Perico más desde que tuvo uso de razón.
  En 1957, siendo un muchachón de 16 años, su viejo aprovechó una oportunidad de trabajo que se le presentó en La Habana y cargó con toda la familia para la capital.

  Cuando el 8 de enero del 59, la caravana triunfante de Quientúsabes abandonó el Malecón y subió por La Rampa, Perico lo recibió encaramado en la baranda del pasillo exterior de Radiocentro, agitando una banderita cubana y dando gritos. Y cuando el jeep del máximo líder pasó, él le cayó atrás y fue uno más en la exultante multitud que no paró hasta el campamento de Columbia.
  - Yo vi cuando la paloma se le posó en el hombro, yo estaba allí –contaba él, emocionado, una y otra vez durante muchos años.

sábado, 3 de diciembre de 2016

YO TENGO UN AMIGO CIEGO

YO TENGO UN AMIGO CIEGO
  Es un gallego buena gente, sencillo, afable, el dueño y único dependiente de un pequeño establecimiento de ésos que aquí en España se llaman “de barrio”, donde los vecinos van, no sólo a comprar sino también a relacionarse entre sí. Allí te puedes enterar de que anoche se suicidó un chico en el 104 o de que es un gimnasio lo que van a abrir en el local que están preparando al doblar, donde estaba la tienda ecológica que tuvo que cerrar por causa de la crisis.
  Nuestra amistad surgió hace varios años, una mañana en que, buscando algo que necesitaba, entré a su comercio. En cuanto intercambiamos dos frases, notó mi acento y me preguntó:
  - ¿Tú eres cubano?
  Aquel día, comenzamos una larga amistad de las que perduran en el tiempo, alimentada con conversaciones, que pueden ser más o menos largas pero siempre son amenas, en las que nuestras afinidades y contradicciones se ponen de manifiesto. Como debe ser, porque los buenos amigos no tienen que estar de acuerdo en todo.
  A pedazos, a lo largo del tiempo, yo le he ido relatando mi vida aunque, debo reconocerlo, no he logrado que él, que no es televidente, entienda en qué consiste exactamente el trabajo de director de programas de TV.
  Si no ha cumplido los 70, mi social gallego debe andar por ahí. O sea, que nació en plena dictadura franquista, una época que él describe como oscura, terrible.