Traductor

Páginas vistas

lunes, 19 de octubre de 2015

LA NOCHE DE LOS GIRASOLES DE OPINA


    En 1979 salió a la calle por primera vez Opina, un magazine en formato
tabloide que revolucionó el politizado y monocorde mundo de la prensa cubana. Fue fundado por el Instituto Cubano de Investigación y Orientación de la Demanda Interna, que dirigía Eugenio Rodríguez Balari, quien también fue el director de la revista. (1)


    Por primera vez desde que el régimen fidelista se había consolidado en los 60, en una publicación aparecieron anuncios por palabras, los que en los periódicos de antes de 1959 se llamaban clasificados. En Opina, los particulares promovían permutas de viviendas así como ofertas de ventas y compras. Las páginas de clasificados se convirtieron en el gran reclamo de la revista, que gozó desde su lanzamiento de una gran popularidad, con tiradas que llegaron a alcanzar el medio millón de ejemplares y que al salir volaban rápidamente de los puntos de venta. (2)
    Además de los anuncios mencionados, Opina incluía informaciones sobre la
calidad de servicios y productos, orientaciones a los consumidores y otras secciones como modas y farándula.


    Dentro de su política de conectar con un público masivo y como una forma de promover la revista, al equipo de la publicación se le ocurrió realizar en la segunda mitad de cada año una encuesta de popularidad que permitía a todos sus lectores votar por sus candidatos favoritos en el mundo del arte y la cultura. Los cuestionarios se publicaban en las ediciones de octubre, noviembre y diciembre. Una vez cumplimentada su planilla, el votante la enviaba por correo a la sede de Opina. Los ganadores del sondeo obtenían un trofeo metálico, el Girasol de Opina, que se entregaba a principios del siguiente mes de febrero.

    No he podido averiguar cómo se produjeron exactamente las dos primeras entregas de los girasoles. Tengo entendido que ocurrieron en actos sencillos. Si alguien lo sabe, le ruego que me lo comunique para agregar esa info aquí.

QUERÍAN UN SHOW ESPECTACULAR
    Los de Opina me llamaron en 1982 para ofrecerme la dirección general de un show espectacular y refrescante que querían hacer para que sirviera de marco a su entrega de premios. Se celebraría a principios del 83 en el teatro Carlos Marx y se llamaría La Noche de los Girasoles.
    Supongo que ayudó a que confiaran en mí tanto el éxito que yo había alcanzado con los tres concursos Adolfo Guzmán que dirigí en 1978, 79 y 80 como la probable buena recomendación sobre mi trabajo que debe haberles dado mi buen amigo, el dibujante y caricaturista Aristide, quien a la sazón era jefe de diseño de Opina.

MI PRIMERA NOCHE DE LOS GIRASOLES (1982/83)
    Estuve al frente de La Noche de los Girasoles durante tres años consecutivos. De la primera que hice no poseo reportes escritos y mi memoria e Internet no me han ayudado a precisar muchos detalles, entre ellos la relación de los artistas que actuaron. Se celebró en el Carlos Marx el lunes 7 de febrero del 83 y en ella se entregaron los trofeos de la encuesta de 1982.
   
Entre los galardonados en aquella ocasión estaban, entre otros, Nicolás Guillén, Leo Brouwer, René Portocarrero, Frank Fernhández, Rita Longa, Alicia Alonso, Jorge Luis Prats, Alfredo Rodríguez y Mirta Medina.

    En un disco de larga duración que editó la EGREM con grabaciones de ganadores y nominados en la categoría de cantantes de música popular, aparecen Silvio Rodríguez, Farah María, Alfredo Rodríguez, María de Jesús, Sergio Farias, Annia Linares, Carlos Francis, Mirta Medina, Omara Portuondo, Amaury Pérez Vidal y Beatriz Márquez.
    El guión del espectáculo fue de Armando López. Amaury Pérez Vidal, a pedido nuestro, nos compuso y grabó una hermosa canción que hablaba del valor que el reconocimiento tiene para un artista. La animación fue de Consuelito Vidal y Germán Pinelli.
    Como elemento principal de la escenografía del show, colocamos una enorme tarima en forma de graderío, que cubría todo el amplio escenario del KM. A medida que se iban entregando los galardones, los premiados se iban sentando en las sillas vacías situadas en la grada de manera que ésta se fue llenando hasta que el final del show todos los asientos se veían ocupados.
    Dicha mecánica resultó novedosa porque lo que se acostumbraba (y se hace todavía) en las entregas de premios como los Oscars, Emmy, Golden Globes, etc. era que el premiado, una vez recogido su trofeo, abandonase el escenario.


RECORTE DE PRENSA
    Neysa Ramón en el periódico Juventud Rebelde, 13 de febrero de 1983.
    Fragmentos de "Bienvenido un premio que decide el pueblo":
    Nuestros artistas han estado de fiesta en los últimos días. Aún celebran su más reciente éxito: la obtención de los Girasoles Opina. Y a su paso se escuchan voces amigas: ¡Felicidades!...
    Hace tres años la revista Opina tuvo la feliz iniciativa de entregar un premio anual de la popularidad que, en principio muy sencillo y limitado, se ha convertido en tan corto tiempo en preciado estímulo...
    Creemos que independientemente de la voluntariedad  de los lectores a la hora de responder y enviar las planillas, debe intentarse la aplicación de sondeos dirigidos a capas representativas de la población. Por ejemplo, las universidades, grandes centros fabriles y algunas zonas campesinas. Esto permitiría recoger criterios de personas de diferentes edades, niveles de escolaridad, intereses sociales, etc. y coadyuvaría a hacer más completos los resultados...
    El programa del lunes en el Carlos Marx mostró cómo con pocos y sencillos recursos puede conseguirse una puesta digna. El libreto de Armando López y la dirección artística de Pedraza Ginori, consiguieron mover decenas de personas en corto tiempo, y presentar a varias de ellas recorriendo a originales soluciones...
    Asistimos a la consolidación de un premio acogido con gran beneplácito por todos. Esperamos que para él se trabaje en lo adelante en consecuencia con el valor que cada vez más debe caracterizarlo.

UN RATICO EN OPINA
    Este trabajo inicial me sirvió de introducción al mundo de Opina. Desde entonces fui visitante frecuente de la redacción, situada en los bajos del Focsa por la calle M.
    Los estudios de televisión donde yo trabajaba estaban situados en el mismo edificio, así que me resultaba fácil dejarme caer por la revista para compartir con Arístide, Armando López, Beatriz Cifuentes, Fernando Miguel, Cuco Progresito y otros amigos y para enterarme de primera mano de lo que se cocinaba para el próximo número.
    Tengo buenos recuerdos del ambiente que se respiraba allí y de la seriedad, creatividad y compañerismo con que se desarrollaban las reuniones en las que participé para preparar las ceremonias de entrega de los premios.
   
MI SEGUNDA NOCHE DE LOS GIRASOLES (1983/84)
    En 1983, a
l cuestionario se añadieron nuevas categorías para que la población pudiese elegir obra teatral, agrupación musical, programas de radio y televisión, obra literaria y filme cubano.
    La Encuesta de la Popularidad ya había calado hondo en la población. Se recibieron 322,024 cuestionarios con 9 millones de respuestas, lo que obligó al Instituto de la Demanda Interna a tensar sus fuerzas para realizar el escrutinio, para el que se empleó a cientos de personas.

    Cuando preparábamos el show, se nos ocurrió comenzar con un opening que reflejaba el amanecer en La Habana del día en que salía un nuevo Opina a la calle. Mientras iba saliendo el sol, un barrio de la ciudad se despertaba, la gente marchaba hacia el trabajo, los niños a la escuela, los repartidores llevaban la revista a los kioskos, el escenario que al principio se veía vacío se iba llenando de personal y todo estallaba en una gran fiesta popular.


    Contábamos con el entusiasmo y la calidad del Ballet de la Televisión Cubana, con coreografía de Mayra Varona y Rosendo González. El grupo infantil de danzas de la Sociedad Rosalía de Castro simularía un huerto urbano, un campo de pequeños girasoles que bailaban.
    Le hablamos del concepto general a Juan Formell y le pedimos que nos creara un tema. A los pocos días, se nos apareció con “Qué pista”, una formidable muestra de su talento autoral que enseguida se convirtió en uno de los mayores éxitos de la historia de Los Van Van.
    Para escucharla, pulsen este vínculo:

Se las sabe todas, sí señor,
y las pone todas, como no,
clasifica todo de verdad
lo resuelve todo, ya verás.

Te permuta un cuarto que se cae
por un piso regio en Alamar
te publica un chisme del ambiente,
se las sabe todas, ¡Uy, qué gente!

(Qué pista) Ya el Opina está en la calle.
(Qué revista) Lo compro y lo leo aprisa.
(Qué pista) Otro permuta a La Lisa.
(Qué revista) Permuta pa' Buenavista.

Me lo dijo Cuca y no es mentira
que me pusiera pronto para Opina
que con firmeza y buena voluntad
en poco tiempo en carro iba a pasear.

Si te dijera que esa información
no sé si es buena pero te lo juro,
que por si las cosas yo voy
a buscar mi Opina y su opinión.

Me lo dijo Pepe y yo me asombro
lo que sale en los clasificados,
que hay quien cambia una trompeta vieja
por un radio, un perro, por un piano.

¡Ay!, sin embargo para mí es normal
que esas cosas se puedan cambiar,
por ejemplo, ya estoy decidido
a cambiar mi moto por un chivo.


    Durante años, Amaury Pérez Vidal y yo habíamos colaborado en muchos programas y espectáculos y al calor de esos trabajos y de muchas horas de confrontar opiniones sobre arte, cultura y todo lo que se movía, había nacido entre nosotros una buena amistad. Se me ocurrió llamarle y solicitarle que escribiera una canción para dedicársela en La Noche de los Girasoles a los premiados; algo, le sugerí, que reflejara el valor que tiene para un artista un reconocimiento público importante.
    Él concibió y grabó para el Girasol una de sus obras más hermosas que, lamentablemente, no tuvo repercusión en la radio y fue a parar al baúl de las miles de buenas canciones que se pierden. (3)

HOY TE TOCA REÍR
Letra y música: Amaury Pérez Vidal
Fragmentos:
Hoy te toca reír, no lo vas a evitar,
con una sensación que no vas a advertir,
se te van a cuajar de ternuras los ojos
que no te alcanzarán para todo el elogio,
lo vas a percibir y lo vas a soñar y te vas a reír.

Hoy te toca reír, no lo vas a evitar,
y la felicidad no podrás reprimir,
te recompensará al final del camino
el mas fértil amor, la amistad y el cariño
porque vas a vivir y te vas a alegrar y te vas a reír.

Bobby Salamanca
    Además de Los Van Van, el Ballet de la TV Cubana y la Sociedad Rosalía de Castro, en el elenco estuvieron Rosita Fornés, Conjunto Palmas y Cañas, Ballet Nacional de Cuba, Circo Nacional de Cuba, Maggie y Luis, Alfredo Rodríguez, Farah María, Mario Balmaseda y otros.
    La escenografía la ideó Arístide y su elemento principal era un gran girasol lumínico que se movía. El guión lo firmábamos Armando López y yo. La animación se la entregamos a Consuelito Vidal, que era un valor seguro, y nos arriesgamos a ponerle de pareja a alguien que debutaba en este tipo de programa y que resultó una de las grandes sorpresas de la noche por su simpatía y desempeño, el periodista y narrador deportivo Bobby Salamanca.


RELACIÓN DE PREMIADOS EN FEBRERO DE 1984
CON EL GIRASOL DE OPINA 83
N a c i o n a l e s
Actor humorístico: Reinaldo Miravalles
Actor dramático: Sergio Corrieri
Actriz humorística: Eloísa Alvarez Guedes
Actriz dramática: Susana Pérez


Eloísa y Miravalles en los momentos de sus premiaciones.
Junto a ellos se ve a Maggie Castro, Enrique Almirante, Sarita Reyes y Enrique Arredondo.
Agrupación danzaria: Ballet Nacional de Cuba
Agrupación musical: Orquesta Los Van Van
Agrupación vocal: Dúo Maggie y Luis

Maggie Carlés y Luis Nodal actúan en la Noche de los Girasoles 83
Animador: Carlos Otero
Animadora: Consuelito Vidal
Artes Plásticas, Escultura: Rita Longa
Artes Plásticas, Pintura: René Portocarrero
Autor literario: Nicolás Guillén

Nicolás Guillén recibe su Girasol 83
Autor musical: Silvio Rodríguez
Concertista instrumentista: Arturo Sandoval
Danza clásica: Alicia Alonso y Jorge Esquivel
Danza popular: Caruca (Rodríguez) y Rosendo (González)
Dibujo humorístico: Cecilio Avilés
Música campesina, agrupación: Conjunto Palmas y Cañas
Música campesina, cantante él: Ramón Veloz
Música campesina, cantante ella: Celina González

 Música popular, cantante él: Alfredo Rodríguez
Música popular, cantante ella: Mirta Medina
Obra literaria: “En marcha con Fidel”, de Antonio Núñez Jiménez
Obra teatral: “La permuta”, del Grupo Teatro Político Bertolt Brecht
(autor: Juan Carlos Tabío / directores: Tabío y Mario Balmaseda)

Película: “Elpidio Valdés contra dólar y cañón”, director: Juan Padrón
Programa de radio: “Nocturno”, de Radio Progreso
Programa de televisión: “Una mujer llamada Malú” (Brasil)
I n t e r n a c i o n a l e s
Agrupación musical: Óscar D’León (Venezuela)
Cantante, él: José Luis Rodríguez “El Puma” (Venezuela)
Cantante, ella: Ángela Carrasco (República Dominicana)

    Gracias a un video colgado por Armando López en su canal de Youtube
podemos ver algunos fragmentos del segundo espectáculo que dirigí para Opina.

La Noche de los Girasoles - Teatro Karl Marx, 6 febrero 1984 (www.youtube.com)
    En el segmento se aprecia una parte del opening y también el sketch que dio paso a la premiación de los apartados de actriz y actor humorísticos.
    Dando muestras de solidaridad con sus compañeros galardonados (Eloísa Álvarez Guedes y Reinaldo Miravalles), allí se reunieron para agasajarlos un grupo de formidables intérpretes del género: Marta Jiménez Oropesa, Idalberto Delgado, Enrique Santiesteban, Alfredo Perojo, Conchita Brando, Maggie Castro, Noel García, Ana Luisa Rubio, Sarita Reyes, Enrique Almirante, Marta del Río, Erdwin Fernández, Rudy Mora, Aurora Basnuevo, Elena Bolaños y Enrique Arredondo.


RECORTE DE PRENSA
    Guillermo Bernal en la revista Verde Olivo, febrero de 1984.

    Fragmento de "Noche de girasoles y sorpresas":
    Los organizadores, como de costumbre, prepararon un gran espectáculo, muy largo e impuntual en su comienzo, que tuvo en la dirección a Eugenio Pedraza Ginori y por el cual desfilaron todos los galardonados en las distintas manifestaciones, además de artistas invitados para la ocasión.
    La concepción del programa fue realmente llamativa por la variedad de ideas que se conjugaron y los múltiples resortes empleados para atrapar la atención de los presentes en el teatro y, quizás, de los televidentes en sus casas.


¡ABAJO LA FARÁNDULA!
    Con el premio Girasol triunfando a nivel de calle y la noche de su entrega de premios causando una enorme expectación de oriente a occidente, las fuerzas de la ortodoxia ideológica sacaron los puñales y desarrollaron una de sus habituales guerritas, similar a las que yo padecí cuando mis Guzmanes.
    Las estructuras políticas de por allá arriba, las mismas que durante décadas nunca (o casi nunca) organizaron algo que pusiera a gozar al país, no podían soportar que cuatro gatos en Opina lo hicieran sin contar con ellas.

    Se buscaron argumentos contra el sondeo cuestionando las categorías, la forma de las preguntas, la representatividad de la muestra y hasta la capacidad del Instituto de la Demanda Interna para organizarla y tabular los resultados.
    Un tarrallazo recibió el concepto “popularidad” y en complejas disquisiones teóricas se enfrentó al artista que aportaba cultura en serio y por ello debía ser considerado “popular” con el que gustaba transitoriamente a las masas como producto de una amplia difusión de su obra. Vaya, que no era correcto ni revolucionario meter en el mismo saco al pintor René Portocarrero y al cantante Alfredito Rodríguez.
    Se criticó que el pueblo votaba de acuerdo a sus preferencias en general y no tenía en cuenta la actividad específica desarrollada por el votado durante el año de la encuesta.
    Buena parte de los cocotazos repartidos en la prensa y en otros ambientes se los llevó nuestro espectáculo al que se culpó de copiar patrones de los Oscar de Hollywood y premiaciones similares, creados en sociedades ajenas a la nuestra con el objetivo de manipular a las masas, ejemplos negativos que no tenía que seguir un país socialista empeñado en fabricar al hombre nuevo.

LOS CENTINELAS ENCABRONAOS
    Mientras la gente en la calle vacilaba el show de los Girasoles, la pandillita de los centinelas encabronaos volvía a la carga alertando de los peligros del diversionismo ideológico y llamando al orden.

    Pensando en un obrero que se metía el día entero trabajando o en un machetero aterrillado por el sol que se fajaba a tumbar un cañaveral, me pregunté entonces lo mismo que me sigo preguntando ahora: ¿qué daño podía hacerle a los cubanos disfrutar de un espectáculo refrescante como los del Concurso Adolfo Guzmán o el Girasol de Opina? La respuesta era tan simple como espeluznante: se quería norcoreanizar a Cuba.

    Los empeñados en matar de aburrimiento a la población, que nunca valoraron lo que el entretenimiento significaba para sobrellevar la pesada carga que las carencias y los problemas cotidianos provocaban en la gente, volvieron sus cañones contra el Girasol y de paso contra mí, el malo recurrente de sus pesadillas, personaje siniestro siempre asociado al farandulerismo más vacuo, maestro de lo superficial y lo insustancial, enemigo de la verdadera cultura cubana que ellos personificaban en el Movimiento de la Nueva Trova.

LA OPINIÓN DEL CAIMÁN BARBUDO
    A continuación encontrarán algunos fragmentos de un extenso mamotreto crítico que apareció bajo el título "El Girasol: ¿Cooorrecto?" en El Caimán Barbudo de abril de 1984, publicado sin firma por lo que se puede considerar que reflejaba la opinión de sus editores:


    ¿Por qué llamar al Girasol premio de la popularidad? Permítasenos citar al compañero Armando Hart:
    “Existen, por ejemplo, expresiones de la música y la danza que son inseparables de la cultura cubana, pero existen simultáneamente otras expresiones de estos géneros que llegan a adquirir una amplia extensión en el gusto popular, sin jamás integrarse a nuestra cultura. Es necesario, por tanto, profundizar en el concepto de lo popular y comprender que no siempre una tendencia o una moda artística es popular por su generalización en el gusto de la población. Concebirlo así es superficial y paternalista y no tenemos por qué estimular esa práctica. Por ello es necesario distinguir en la expresión “popular” lo que se refiere o penetra en las esencias del pueblo, en el contenido y aspiraciones de la sociedad cubana, diferenciándolo de “popular” en cuanto significa que su gusto se ha generalizado en la población, muchas veces de manera transitoria y en ocasiones motivada por la propaganda”.
    Cuando se confiere el Girasol en nombre de la popularidad ¿a qué se refiere el vocablo, al término esencial trascendente o a lo popular transitorio que no se integra a la cultura? No es posible contestar a esa pregunta porque, debido a los métodos del sondeo, los resultados apuntan a figuras como Nicolás Guillén, Alicia Alonso, René Portocarrero, verdaderamente populares en un sentido esencial y a artistas que hoy son populares y mañana pueden no serlo...

    Las propias cifras resultantes: 322,024 votantes –sólo alrededor del 2% de la población-; de ellos el 54,8 menores de 20 años, el 22,7% entre 20 y 29 y el 22,5% mayores de 30; del total general el 64% son mujeres; nos obligan a preguntarnos ¿se puede afirmar que esos girasoles los concedió el pueblo? ¿qué opina el 98% restante de la población? ¿es representativa la muestra que llenó las planillas?...

    Si gran parte de los premios concedidos resultaron polémicos no fue así con el espectáculo final: muchos, en resumen quedaron disgustados por el derroche de recursos y el caótico nivel de improvisación. Los más apasionados lo califican como una imitación burda del Oscar de Hollywood; hay quienes censuran su chabacanería por un lado y su ostentación por otro. Y es que este programa es uno más entre los que, desgraciadamente, el espíritu farandulero prima por encima de un verdadero objetivo de promoción cultural.

    Abro un inciso para destacar que en lo anterior hay una contradicción evidente. El redactor cuestiona la muestra por abarcar sólo al 2% de la población. Sin embargo, en el párrafo siguiente le otorga representatividad y credibilidad a conceptos tan vagos como “muchos quedaron disgustados”, “los más apasionados”, “hay quienes censuran”. ¿Qué porcentaje del pueblo encarnaban los muchos disgustados, los más apasionados y los que censuran?

    Y continuaba El Caimán Barbudo:

    Porque, si en cierta medida, se puede sacar alguna conclusión de la encuesta, es el índice de cómo el modo arbitrario de promover a artistas que se sigue en el país influye en las nuevas generaciones. Este fenómeno, del que se hace eco especialmente la radio y la televisión, también invade los espectáculos presentados en los teatros de la capital y en el interior.

    La utilización del arte como forma de propagar las ideas de los intereses dominantes es tan vieja como la sociedad dividida en clases. El teatro griego fue uno de los primeros métodos propagándisticos conocidos en la historia. A veces da la impresión que esta verdad elemental es desconocida o subvalorada.
    Copiar mecánicamente patrones que responden a otros modos de vida es, quiérase o no, seguirles el juego a los objetivos que se persiguen en esas sociedades…
    Cuando vemos que durante dos, tres meses, un mismo cantante aparece en la pequeña pantalla por la mañana, por el mediodía, por la tarde y por la noche, no podemos dejar de pensar en un filme norteamericano, “Un rostro en la muchedumbre”, lo único que hecho muy mal esta vez.


    Permítanme colocarme el chaleco antibalas porque ahora el editorialista apunta contra mí:

    No se realizará masivamente una promoción coherente, que se inserte en la política cultural trazada por el Primer Congreso del Partido y ratificada por el Segundo, mientras cada director y guionista de programa escojan a su elenco atendiendo a una pseudopopularidad y a veces, incluso, influyan en la elección las afinidades personales.
    La persona encargada de preparar un espacio televisivo es ante todo alguien con posibilidades de difundir ideas, un propagandista obligado a cuidar el producto que presenta tanto formal como conceptualmente.
    Parece que la secuencia de nivel téorico acerca de los resortes propagandísticos, o la simple imitación de espacios realizados en otras latitudes abundan a la hora de realizar un programa. Sólo eso puede explicar que, por ejemplo, en Joven Joven, dedicado precisamente a los jóvenes, nunca hayan aparecido cantantes de una obra reconocida como Pablo Milanés o Silvio Rodríguez y que otros con una fluctuante carrera artística constituyan un plato cotidiano en el programa. Mucho menos se puede entender cómo en ese espacio se permitió la forma efectista de dar las gracias al pueblo por los girasoles otorgados. Se debe respetar más el significado de pueblo.
    Que el gusto artístico se forma es una verdad de Perogrullo, más todo indica que debe repetirse una y otra vez, especialmente cuando pensamos en los programas dirigidos a niños y jóvenes.
    La utilización, a partir de criterios muy personales, de los medios masivos para promover alrededor de una figura la fama que sólo la calidad sostenida debía otorgar; el culto a un cantante o animador por sus éxitos temporales; la elevación de un nombre a niveles de ídolo, a la manera de Hollywood, tomando en cuenta sólo sus cualidades de interpretación, en ocasiones no consolidadas; el relegar, por lo tanto, otros parámetros humanos que el socialismo exige primero a quienes devienen figuras públicas; santificando todo lo anterior por adjetivos tan serios en nuestra sociedad como el de POPULAR, ocasiona daños y peligros; marca el gusto de los espectadores, fabrica figuras de exagerada talla que pueden convertirse luego en patrones negativos.
    Conocemos, por amargas experiencias, que la “estrella” levantada así, a golpe de publicidad, se deforma, crece como un gigante hueco. Aparecen en su conducta la autosuficiencia, la indisciplina, responde sólo a estímulos materiales, desprecia los deberes políticos, y por esa senda deviene “criatura terrible” que muchos temen regañar.
    El artista no se promueve solo. Quienes lo dirigen o programan tienen la responsabilidad de evaluar sus cualidades integrales como ejemplo de conducta antes de fabricarle cumbres tan borrascosas.


    Como si la mención de mi programa “Joven Joven”, que no venía a cuento excepto para atacarme, no fuese suficiente para que los lectores captaran que El Caimán se estaba refiriendo a mi persona, añadieron al texto de la crítica una caricatura mía que ocupaba casi toda una página en que la se me veía introduciendo cantantes de papel en un televisor, usando el poder de la televisión para fabricar figuras populares.


    Si desean complementar y ampliar lo que aquí estoy contando, les invito a tirarle un vistazo a esta pieza que publiqué en el blog cuando conté la historia de mis Guzmanes:

    He conocido por Facebook a un chico que trabajó años después como editor en El Caimán Barbudo, que salió pitando de Cuba y al que admiro como escritor. Intrigado, le he pedido que me cuente cómo era el día a día en la sede de aquella publicación, nido de perros que ladraban por sus amos, intolerantes y prepotentes guardianes de lo que ellos consideraban lo mejor de la cultura nacional. Me muero de ganas por saber cómo se desarrollaban las reuniones de un consejo de redacción allí, los criterios que se manejaban a la hora de decidir qué se publicaba o no en tan nefasto libelo.

    Otro asunto que me intriga, las respuestas a estas preguntas:
    Hoy en día, cuando aquello que se autodenominó “socialismo” (y que, por cierto, no lo era) se ha convertido en cenizas de un fracaso estrepitoso,

    ¿qué estarán haciendo y opinando aquellos incansables paladines defensores de las políticas culturales estalinistas del partido?
    ¿dónde estarán ahora los agresivos caimancitos de antaño?

    ¿continuarán chupando la poca leche que le queda a la teta de la desnutrida vaca o, convertidos en burgueses sesentones, se sentarán con sus hijos y nietos en sus hogares de Miami a disfrutar por televisión de la ceremonia de los Oscar?

    Teniendo en cuenta que a mí me tiraron con calibre gordo, me imagino la dureza de las presiones que habrán tenido que sufrir Balari y sus compañeros de Opina. A pesar de todo, tengo entendido que el Premio Girasol continuó vivo hasta que desapareció la revista en 1990. (4)

    Destacar que el ICRT siempre se mostró reticente a transmitir el evento. Cada vez que se acercaba la fecha de la entrega de premios, no sabíamos si por fin se iba a emitir o no por televisión. La incertidumbre se mantenía hasta que faltaban pocos días. No lo recuerdo con exactitud pero muy pocas veces, es posible que ninguna, se sacó al aire en directo. La premiación efectuada en 1985, a la que me referiré a continuación, se grabó en video tape y se transmitió, editada, al día siguiente.

MI TERCERA NOCHE DE LOS GIRASOLES OPINA (1984/85)

    A través de los cuestionarios aparecidos en Opina durante octubre, noviembre y diciembre de 1984, votaron 510,724 personas que proporcionaron 13,789,458 respuestas.
    Además, la encuesta se reforzó con dos muestras representativas a cargo de entrevistadores del Instituto de Investigaciones y Orientación de la Demanda Interna. La primera se realizó en 150,000 viviendas de 272 zonas urbanas y rurales y la segunda en 5,000 domicilios (15,000 cuestionarios).
    Los tres sondeos coincidieron en sus resultados.

    El lunes 4 de febrero del 85 se celebró mi tercera y última Noche de los Girasoles. Como mis dos anteriores se llevó a cabo en el teatro Karl Marx de Ciudad de La Habana.
    Actuaron Los Van Van, Ballet de la Televisión Cubana, Grupo Ismaelillo (de Cienfuegos), José María Vitier y su grupo, Teatro Guiñol Nacional, Danza Nacional de Cuba, Teatro Musical de La Habana.
    Presentador: Mario Balmaseda.
    Guión: Armando López con colaboraciones de Héctor Zumbado y Pedraza Ginori.
Mario Balmaseda (presentador), Natacha Hernández (asistente de dirección)
y Pedraza Ginori (director), el 3 de febrero de 1985 en el escenario del teatro Karl Marx,
durante el ensayo de La Noche de los Girasoles que se celebraría al día siguiente.
RELACIÓN DE PREMIADOS EN FEBRERO DE 1985
CON EL GIRASOL DE OPINA 84
N a c i o n a l e s 
Actor humorístico: Reinaldo Miravalles
Actor dramático: Jorge Villazón
Actriz humorística: Eloísa Álvarez Guedes
Actriz dramáticao: Susana Pérez
Agrupación musical: Los Van Van
Agrupación vocal: Dúo Maggie y Luis
Animador/Locutor: Carlos Otero
Animadora/Locutora: Consuelito Vidal
Artes plásticas: Cecilio Avilés
Autor musical: Juan Formell
Vanessa Formell muestra el Girasol 84 de su padre Juan Formell, que le ha entregado Esther Borja
Colectivo danzario: Ballet Nacional de Cuba
Danza popular, él: Rosendo González

Danza popular, ella: Caruca Rodríguez
 Girasoles de Cristal (premios especiales concedidos por la revista Opina):
Silvio Rodríguez, Pablo Milanés,
Carlos Mejía Godoy (Nicaragua) y Ernesto Cardenal (Nicaragua)
Instrumentista: Arturo Sandoval
Carlos Mejía Godoy y Arturo Sandoval con sus Girasoles 84
Música campesina, agrupación: Conjunto Palmas y Cañas
Música campesina, cantante él:
Inocente Iznaga “El Jilguero de Cienfuegos”
Música campesina, cantante ella: Celina González
Música popular, cantante él: Alfredo Rodríguez
Alfredo Rodríguez agradece su Girasol 84 junto a Rosita Fornés
Música popular, cantante ella: Annia Linares
Annia Linares con su Girasol 84
Obra literaria: “En marcha con Fidel” de Antonio Núñez Jiménez
Obra teatral: “La Esclava contra El Árabe”,
del Conjunto Nacional de Espectáculos
(director: Alejandro García "Virulo" / autor: Virulo
con la colaboración de Eduardo Rómulo, H. Zumbado
y La Seña del Humor de Matanzas
Película: “Los pájaros tirándole a la escopeta”, director: Rolando Díaz
Programa de radio: “Nocturno” de Radio Progreso
Programa de televisión: "Si no fuera por mamá"
I n t e r n a c i o n a l e s
Música popular, agrupación: Rubén Blades (Panamá)
Música popular, cantante él: Roberto Carlos (Brasil)
Música popular, cantante ella: Lupita D’Alessio (México)
Programa de televisión: "La esclava" (Brasil)
Rubens de Falco (Leoncio) y Lucelia Santos (Isaura) en "La esclava"
     Video en Youtube, del canal de Armando López, en el que se muestra el momento más esperado del espectáculo. Rosita Fornés conduce la premiación de los cantantes más populares
La Noche de los Girasoles 84 - Teatro Karl Marx, 4 febrero 1985 - (www.youtube.com)

RECORTES DE PRENSA
    Soledad Cruz en el periódico Juventud Rebelde, martes 5 de febrero de 1985.
    Fragmento de "Por quinta vez llegaron los Girasoles":
    Al elevarse la cortina el cosmos se ha trasladado al escenario. La sorpresa entusiasma. Desfilan planetas y un cosmonauta flota en el espacio al tiempo que se enciende un girasol gigante y multicolor para anunciar que ha comenzado la noche girasolina en el Carlos Marx.
    Tras los primeros minutos estelares se produce el aterrizaje violento. Suenan Los Van Van “¡Qué revista!”, como catapultados llegan los bailarines, los cartelitos de las secciones de Opina, se mezclan la sandunga criolla con la danza de la calle (break dance) y mientras se admira la escenografía, elaborada con plantas ornamentales que aportan frescura y belleza visuales, comienza el temor a que el espectáculo repita la arbitraria concepción de integración artística que anda en boga últimamente.
    Durante las dos horas y media que abarca el programa en el teatro (los televidentes verán una versión reducida por obra de la edición) se aprecia una voluntad renovadora en la concepción, el interés de ofrecer un equilibrio de calidad además de los límites de los intérpretes musicales premiados.


    Ilse Bulit en la revista Bohemia, febrero de 1985.
    Fragmento de "Los Girasoles del 84":
    Los girasoles no nacieron espontáneos. Se sembraron. Se sembraron en la espera del público. Una noche de febrero el pueblo está a la expectativa por la espera de las nuevas flores metálicas. Más de cinco mil personas abarrotaron el teatro Carlos Marx y cientos quedaron afuera.
    En verdad, la mayoría recibía el espectáculo en su pantalla hogareña con un día de atraso, después de conocer los nombres de los favorecidos. Perdían así el efecto de la proximidad con el hecho, la emoción de cada entrega, esos momentos vitales que son la razón de existencia de la aparatosa premiación.


    Guillermo Bernal en la revista Verde Olivo, febrero de 1985.
    Fragmentos de "Girasoles 84":
    La noche del cuatro de febrero fue esperada con gran expectación por una gran cantidad de personas y, en especial por nuestros artistas. Concluía un año de trabajo y la revista Opina entregaba sus codiciados Girasoles…
    El espectáculo tuvo como balance general buena aceptación por parte del público presente y de los que le siguieron por medio de la televisión en sus casas, y mostró que cuando el talento se pone en función de un programa los resultados son favorables.
    El guión, concebido por H. Zumbado y Armando López, contribuyó a agilizar la larga jornada y darle un mayor atractivo, cuestión en la que realizó una excelente labor el conocido actor Mario Balmaseda, quien se presentó desconocido, con sobriedad y soltura.
    Es de destacar el trabajo de dirección realizado por Pedraza Ginori, tanto en el teatro como para la televisión. En ambos escenarios salió airoso y su profesionalidad quedó demostrada una vez más.
    Pensamos que la utilización de efectos especiales de luces, cámaras de cine y otros determinaron que el espectáculo estuviera entre los mejores del nuevo año y sea una de las funciones que espere nuestro pueblo con mayor impaciencia.
    Comentario aparte merecen las actuaciones del grupo Ismaelillo, de Cienfuegos, y José María Vitier con Danza Nacional, los cuales brindaron una calidad extraordinaria al espectáculo y demostraron que ellos guardan en el recuerdo de todos un hermoso girasol.
     ¿Podemos sentirnos satisfechos con lo visto? Sí, por qué no. ¿Qué puede ser mejorado? Claro, y cada vez será mejor porque en el espíritu de los realizadores está presente llevar a la escena nuevas ideas y ya comenzaron a hablar de ello.


Teatro Karl Marx, 4 de febrero de 1985.
Un grupo de compañeros de Televisión Cubana posan
en un descanso del ensayo con cámaras de La Noche de los Girasoles.
De izq a der: Pedraza Ginori (director), Pedro Betancourt (asistente de dirección)
Luis Morell (asistente de producción), Loly Torriente (productora)
y los camarógrafos Rafael García Centeno y José M. López Sierra
 ------------------

N    O    T    A    S

(1)   El hecho de que Opina saliese en formato tabloide hizo que todo el mundo lo considerara un periódico y se refiriera a la publicación como “el Opina”. A pesar de los intentos de sus editores de que se le viera como una revista, no hubo forma de que la gente dijera “la Opina”. En el tema musical, Formell resolvió el asunto nombrándole de las dos maneras: en masculino con “Ya el Opina está en la calle” y en femenino con “Qué revista”.


(2)   Si alguna característica ha definido al cubano medio, ésa es la chispa. Potenciada por la situación jodida que se vivía, la gente aprendió a buscarse la vida inventando y colándose por el ojo de una aguja.
   Como el Opina tenía mucha y muy rápida difusión, sus clasificados se ponían obsoletos enseguida ya que llegaban a una gran cantidad de lectores ávidos de oportunidades. Por tanto, si alguien veía una oferta que le interesaba, debía llamar rápidamente, a ser posible en cuanto la revista saliese a la calle.
   Una vez ofrecí un televisor en Opina y lo vendí en la misma mañana en que apareció el anuncio. Después, durante semanas tuve que soportar en el teléfono de mi casa decenas de llamadas preguntando por el dichoso aparato.
   En la entrada de Opina se formaba diariamente una cola integrada por los que iban a colocar sus anuncios. Los más despiertos entre quienes andaban a la caza de permutas, se aparecían en aquella cola para averiguar qué ofertas pondrían los que allí estaban y así obtener información adelantada y de primera mano días antes de que la revista viera la luz.


(3)   "Hoy te toca reír" no se perdió del todo. Años después de creada, Amaury modificó un poco la letra adecuándola al espíritu navideño e incluyó la canción en su disco de 1994 "Retrato de Navidad".

(4)   Con Eugenio Rodríguez Balari, director de Opina, tuve una excelente relación de trabajo durante los tres años en que éstuve al frente de La Noche de los Girasoles. Conmigo se mostró como un dirigente amable, discreto, que utilizaba argumentos lógicos y con el cual se podía discutir y alcanzar consenso. Algo verdaderamente insólito en el mundo del alto funcionariado cubano de la época.
   Un detalle que lo retrata fue el siguiente: pocos días después del espectáculo de 1985 tuvo la gentileza de enviarme la carta que copio a continuación:

   Sr. Eugenio Pedraza Ginori
   Director Artístico
   Calle 13, Vedado.

   Estimado compañero:
   Cuando las cortinas del Carlos Marx se cerraron el pasado 4 de febrero, casi inconscientemente comencé a evocar los días de ensayo, de creación y de esfuerzos, de discusiones febriles y las horas quitadas al descanso para que La Noche de los Girasoles fuera esa realidad que tanto merece nuestro pueblo y en la que muchos estuvieron inmersos, llenos de amor y de cariño para darle a este acto la mayor brillantez posible.
   Hoy, en nombre de todos los trabajadores de la revista Opina y en el mío propio, queremos patentizarle en estas breves líneas, pero colmadas de admiración por el trabajo realizado, nuestras más sinceras felicitaciones por la inapreciable colaboración brindada para que el espectáculo Girasol 84 de Opina lograra tener su luz propia.
   De todo corazón, gracias una vez más por contribuir a darle vida y calor a La Noche de los Girasoles.
   Sin más, quedo,
   afectuosamente,
Lic. Eugenio R. Balari

   Acostumbrado como yo estaba a tantos totomoyos e insensibles capataces (que no dirigentes) como los que me tocó soportar en el ICRT, este agradecimiento por escrito me causó un schok emocional positivo del que todavía no me he repuesto del todo.

D O C U M E N T A C I Ó N

   Estoy seguro de que los lectores cubanos que vivieron aquel acontecimiento que fue el Girasol de Opina, agradecerán el siguiente material que recoge los cinco sujetos más votados en cada categoría en la Encuesta de la Popularidad del año 1984.
   Al ganador del primer lugar se le entregaba el trofeo metálico y los siguientes tres lugares obtenían un diploma.
   Esta información nos revela por donde andaban las preferencias de los cubanos por entonces.

Actor humorístico: Reinaldo Miravalles, Erdwin Fernández, Idalberto Delgado, Carlos Otero y Carlos Ruiz de la Tejera
Actor dramático: Jorge Villazón, Fidel Pérez Michel, Tony Delgado, Sergio Corrieri y Alberto Pujol
Actriz humorística: Eloísa Álvarez Guedes, Aurora Basnuevo, Marta del Río, María de los Ángeles Santana y Sarita Reyes
Actriz dramática: Susana Pérez, Cristina Obín, Yolandita Ruiz, Miriam Mier y Maribel Rodríguez
Agrupación musical: Los Van Van, Karachi, Aragón, Los Dan e Irakere
Agrupación vocal: Dúo Maggie y Luis, los cuartetos Yo, Tú, Él y Ella, Los Cuatro y Los Modernistas y el trío Taicuba
Animador/Locutor: Carlos Otero, Ramón Fraga, José Antonio Cepero Brito, Héctor Fraga y Enrique Almirante
Animadora/Locutora: Consuelito Vidal, Marianita Morejón, Eva Rodríguez, Maribel Rodríguez y Mayra de la Vega
Artes plásticas: Cecilio Avilés, René de la Nuez, Luis Wilson, Gustavo Prado "Pitín" y Juan Padrón
Autor musical: Juan Formell, Juan Almeida, Vicente Rojas, Osvaldo Rodríguez y Alberto Vera
Colectivo danzario: Ballet Nacional de Cuba, Ballet de la Televisión Cubana, Danza Nacional de Cuba, Sociedad Rosalía de Castro y Conjunto Folclórico Nacional
Danza popular, él: Rosendo González, Miguel Ángel Masjuán, Félix Erviti, Antonio Sánchez y Alfredo (de la pareja Margarita y Alfredo)

Danza popular, ella: Caruca Rodríguez, Rebeca Martínez, Tania Vázquez, Gladys González y Cristy Domínguez
Instrumentista: Arturo Sandoval, Frank Fernández, Leo Brouwer, Osvaldo Rodríguez y Sergio Vitier

Música campesina, agrupación: Conjunto Palmas y Cañas, Campo Alegre, Los Montunos, La Edad de Oro y Los Sonoros
Música campesina, cantante él: Inocente Iznaga “El Jilguero de Cienfuegos”, Ramón Veloz, Justo Vega, Adolfo Alfonso y Ramón Avilés
Música campesina, cantante ella: Celina González, Coralia Fernández, Martica Morejón, María del Carmen Prieto y Carmelina Barberis
Música popular, cantante él: Alfredo Rodríguez, Osvaldo Rodríguez, Sergio Farías. Amaury Pérez Vidal y Adán Rey Cabrera
Música popular, cantante ella: Annia Linares, Mirta Medina, Farah María, Anabel López y Beatriz Márquez
Obra literaria: “En marcha con Fidel” de Antonio Núñez Jiménez, "Letra con filo", "Salida 19", "La historia me absolverá" y "Los crímenes del obispo"
Obra teatral: “La Esclava contra El Árabe”, "La permuta", "Una casa colonial", "La barbacoa" y "De tal Pedro tal astilla"
Película: “Los pájaros tirándole a la escopeta”, "Se permuta", "Elpìdio Valdés", "Una casa colonial" y "Tiempo de amor"
Programa de radio: “Nocturno”, "Alegrías de sobremesa", "Actividad laboral", "Aquí juventud" y "Dígame"
Programa de televisión: "Si no fuera por mamá", "Joven Joven", "Aventuras", "9550" y "Detrás de la fachada"
I n t e r n a c i o n a l e s
Música popular, agrupación: Rubén Blades y los Seis del Solar (Panamá), Dimensión Latina, Mocedades, Los Pasteles Verdes y Gran Combo de Puerto Rico
Música popular, cantante él: Roberto Carlos (Brasil), Julio Iglesias, Camilo Sesto, Lionel Ritchie y José Luis Rodríguez "El Puma".
Música popular, cantante ella: Lupita D’Alessio (México), Ángela Carrasco, Olivia Newton John, Lolita y Rafaella Carrá.
Programa de televisión: "La esclava" (Brasil), "El árabe" y "Colorama"

///////////////////////////////

/////////////////

 La empresa norteamericana Create Space / Amazon ha publicado,
en formato papel, mis dos libros "Pedraza Ginori Memorias Cubanas".
Sus páginas son un compendio de mis experiencias y mis circunstancias, vividas en el mundo de la televisión, los espectáculos, la creación musical,

la radio, la publicidad y la prensa.
Los dos volúmenes recogen, en clave autobiográfica, sucesos, “batallitas”, semblanzas, anécdotas y reflexiones personales.
El Libro 1, “Eugenito quiere televisión”, tiene 342 páginas. 

El Libro 2, "Quietecito no va conmigo", 362 páginas.
Ambos están a la venta en las webs
 www.createspace.com  www.amazon.com  www.amazon.es

/////////////////
//////////////////////

LES INVITO A LEER LAS SIGUIENTES PIEZAS DE MI BLOG
PULSANDO SOBRE ESTOS ENLACES:


El Blog de Pedraza Ginori > 1991, EL AÑO EN QUE EL ICRT Y TELEVISA FUERON NOVIOS

El Blog de Pedraza Ginori > FESTIVAL DE LA OTI 1991, DE LA HABANA A ACAPULCO

El Blog de Pedraza Ginori > MIS OTROS FESTIVALES DE LA OTI / DE 1992 A 1995

//////////////////////
///////////////////////////////

3 comentarios:

  1. Ginori.. Los Girasoles Opina, han queado en el recuerdo de la generacion de cubanos de aquella epoca, como algo diferente, refrescante, entusiaste, y sobre todo popular. Quizas el efimero avance de una inexistente democracia .. pero era el pueblo que decidia!. Nadie se acuerda de los censores.. pero todos recordamos a los Girasoles .
    Eso es lo importante. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Tronco de crónica, Yin. Sigues dejando en "blanco y negro", como dicen muchos periodistas cursis, la verdadera historia de los medios de comunicación y el arte y la cultura popular cubana, esa que solo tú puedes escribir por ser protagonista y por tu integridad moral. Y me uno a ti en preguntarse: ¿qué serán de esos empleados del departamento de doctrina oficialista disfrazados de críticos artísticos del Caimán Barbudo? ¿Estarán vendiendo cucuruchos de maní en la Terminal de Ómnibus de La Habana o estarán disfrutando del duro exilio? ¿Quién sabe? Pero, ¿la verdad? Me importa tres pares... Gracias, como siempre, maestro.

    ResponderEliminar
  3. Excelente Sr.Ginori, usted me ha hecho recordar cosas que creía olvidadas. Sin embargo recuerdo perfectamente la andanada de críticas desde el oficialismo a esos eventos (tanto los del Guzman como esos premios de Opina), como también vienen a mi memoria como nosotros en la escuela (trabajaba en un politécnico y siempre los profesores de entonces comentábamos lo que salía en la prensa), rechazábamos esas críticas por su trasfondo politico. Gracias por sus posts. Ah, a propósito, qué bella es Loly Torriente.

    ResponderEliminar