Traductor

Páginas vistas

miércoles, 18 de noviembre de 2015

MIS OTROS FESTIVALES DE LA OTI / DE 1992 A 1995

   En la pieza titulada “FESTIVAL DE LA OTI 1991, DE LA HABANA A ACAPULCO”, accesible pulsando A Q U Í y publicada en este blog el 10 de noviembre de 2015, me referí a las circunstancias, características y desarrollo del concurso y los espéctáculos organizados por el Instituto Cubano de Radiodifusión para seleccionar la canción que lo representaría por primera vez en el festival internacional de canciones de la Organización de Televisoras Iberoamericanas.

   En el 91, logramos impacto popular y la cosa funcionó sin contratiempos, así que los responsables del ICRT apostaron de nuevo por mí y me encargaron, por segundo año consecutivo, la dirección general del, llamésmole así, OTI Cubano.

OTI CUBANO 1992 
   Sin el correcorre y la presión que nos agobiaron en 1991, esta vez pudimos trabajar con unos tiempos más relajados, que nos permitieron hacer las cosas de manera más sosegada. Por ejemplo, a principios de año lanzamos una convocatoria pública, que estuvo abierta durante tres meses, en la que pudieron participar todos los autores con residencia en Cuba, enviándonos la cantidad de obras que desearen.
   Los requisitos para concursar fueron los mismos que exigía la OTI en sus bases: las composiciones debían ser de temática amorosa, no podían tocar asuntos como la política y la religión, tampoco atentar contra lo que ellos denominaban “la moral y las buenas costumbres” ni excederse de tres minutos de duración.
   Cuando se cerró el plazo de admisión, teníamos sobre la mesa 1468 canciones procedentes de todas las provincias. Por lo visto, en nuestro país las obras musicales se daban como la verdolaga.
   Un comité de especialistas encabezado por el director musical Miguel Patterson y la pianista y autora Enriqueta Almanza se encargó de hacer un desmoche en busca de las veintitantas que yo necesitaba para armar el muñeco.
   Después de un paciente y cuidadoso trabajo, me entregaron 21 semifinalistas. Los siguientes pasos fueron hallarles intérpretes que las defendieran, orquestarlas, grabarlas y divulgarlas dentro de una campaña de promoción destinada a popularizar el evento.

   El calendario previsto tuvo en cuenta que OTI había programado su festival internacional los días 5 y 6 de diciembre, en la ciudad española de Valencia. Nosotros decidimos realizar nuestros shows de selección dos meses antes. Durante el primero de ellos, a celebrar el sábado 3 de octubre, presentaríamos todas las obras concursantes. A la noche del domingo 4, pasarían las diez que quedaran finalistas y de ellas surgiría, por decisión del jurado, la ganadora que nos representaría en España.

Festival de la OTI en el Teatro Principal de Valencia, España.

PROMOCIÓN
   Cada canción tuvo lo que internamente denominamos “cápsula”, un miniprograma de unos cinco minutos que contenía el video musical y un testimonio del autor. Estos materiales fueron realizados por mí con la inestimable colaboración del creador de imágenes de posproducción Roberto Portuondo.
   Estas promociones fueron saliendo al aire por el Canal 6 todas las noches a las 8:30, horario excelente porque nos beneficiamos de la gran audiencia que estaba a punto de ver la telenovela.
   Hicimos una fuerte campaña de divulgación por tv basada en el lema “OTI 92, De La Habana a Valencia”. Su fondo musical fue el mismo tema que habíamos usado el año anterior.
Gato Barbieri en "Theme for Firepower" (youtube.com)

DIFERENCIAS 91/92
   Además de la convocatoria abierta, nuestro OTI 92 tuvo otras diferencias con su homólogo del año anterior. Fueron las siguientes:

La Sede
   Sabiendo que en el 91 habíamos despertado un gran interés entre la audiencia, tanto como para ganarnos la calle, no tuve reparo alguno en lanzarme a hacer los espectáculos en el teatro Karl Marx. Yo tenía recorridos los suficientes kilómetros como para estar convencido de que lo íbamos a llenar a pesar de las enormes dificultades por las que atravesaba la gente para moverse en transporte público hasta Miramar.
   El martes 29 de septiembre, cuatro días antes de subir el telón, se pusieron a la venta las entradas y enseguida volaron. El teatro se llenó el sábado y el domingo.

Los Espectáculos
   Se realizaron los días 3 y 4 de octubre de 1992.
   En aquellos momentos la Gran Orquesta de la Radio y la Televisión, institución que durante muchos años había sido un orgullo de todos los que trabajamos en el ICRT, estaba prácticamente desmantelada. Las difíciles circunstancias económicas por las que atravesaba el país, habían hecho que algunos músicos, en busca de los tan preciados dólares, se enrolaran en grupos y delegaciones artísticas que viajaban al extranjero. Por tanto, la música que se escuchó en los dos espectáculos del Carlos Marx fue reproducida en cintas. Los intérpretes cantaron en vivo sobre backgrounds.
   Como invitados, actuaron el Cuerpo de Bailes de la Sociedad Cultural Rosalía de Castro y Delia Díaz de Villegas, quien interpretó la canción de Ojedita que había ganado el año anterior.
   Los presentadores fueron Carlos Otero, Rakelita Mayedo, la actriz Susana Pérez y Rafael Robledo.

La Transmisión
   El OTI Cubano del 92 se emitió completo las dos noches, en directo para todo el país a través de Cubavisión, por control remoto desde el teatro. Las transmisiones salieron también por Radio Progreso Cadena Nacional que, como había ocurrido en 1991, se encargó de darle amplia divulgación a las obras competidoras en su “Discoteca Popular”.

El Jurado
   Para evitar cualquier tipo de influencia previa sobre sus integrantes, ninguno de ellos supo antes de sentarse la primera noche en su sitio del teatro quienes serían sus compañeros a la hora de juzgar las canciones.
   Bueno, ninguno salvo Patterson y yo que formábamos parte de la organización.
   Como norma de la selección, establecimos el sistema de votación numérica, otorgando puntos a cada canción. Y para que no se nos colara un muelero que tratara de arrastrar a los demás hacia sus preferencias, esta vez no hubo deliberaciones internas.
   Al finalizar la interpretación en vivo de una obra, cada miembro del jurado la evaluaba rellenando una planilla que entregaba a un asistente y éste la hacía llegar al responsable de sumar el cómputo total de los puntos obtenidos.
   Los jurados fueron:
     Demetrio Muñiz
       Enriqueta Almanza
         Héctor Quintero
           Lourdes Torres
             Luis Ríos Vega
               Miguel Patterson
                 Pedraza Ginori

RECORTE DE PRENSA (1)

Publicado en Granma el 3 de octubre de 1992 (1)

LAS 21 SEMIFINALISTAS
Relación de concursantes, por orden alfabético:

Abandonar un sueño / Autor: Francisco Escorcia / Intérprete: Irene Alpízar
Algo más que amigos / Autores e intérpretes: Aymée Nuviola y Francisco Céspedes
Anoche descubrimos el amor / Autor: Mario Pino / Intérprete: Belkis Ramos
Calendario / Autores: Manuel Marín y Fausto del Real: / Intérprete: Manuel Marín
Callada / Autor: Carlos Miguel Ojeda / Intérprete: Mayra de la Vega
Como campanas de amor / Autor: Orlando Quesada / Intérprete: Pedro José
Como lluvia en primavera / Autores: Manuel de Jesús Leyva y Freddy Morffe / Intérprete: Lourdes Nuviola
¿Dónde estás? / Autor: José Luis Fernández / Intérprete: Blanca Estrella
El buen amor / Autor: Sergio Morales / Intérprete: Dayami Grasso
Más allá del horizonte que buscaba / Autor: Raúl Baydes / Intérprete: Maureen García
Mejor será decirnos adiós / Autor: José Valladares / Intérprete: Giselle Valdés
Mi luna de miel / Autor e intérprete: Guillermo Alberto
No me provoques / Autor: Clemente Delgado / Intérprete: Paulo FG
Para el nuevo año / Autores: Ondina Mateo y Rafael Espín / Intérprete: Alina Izquierdo
Porque existes / Autor: Rolando Fernández / Intérprete: Miguel Ángel Céspedes
Qué pena de querer / Autor: Carol Quintana / Intérprete: Esther Llanes
¿Qué será de esta noche sin ti? / Autora e Intérprete: Evelyn García Márquez
Sigo vivo y puedo amar / Autor: Samuel Concepción / Intérprete: José Antonio Duany
Sólo para mí / Autores: Augusto Enríquez, Julián Fernández y Emilio Vega /    
Intérprete: Augusto Enríquez
Soñaba / Autor: José Valladares / Intérprete: Rafael Sánchez Yero
Y si tú no estás / Autor e Intérprete: Raúl Araújo

    Las 10 que obtuvieron las mayores votaciones y por ello pasaron a la noche final son las que aparecen en la lista anterior con su título en negritas.

RECORTE DE PRENSA (2)
Periódico Trabajadores, 5 de octubre, 1992.
De izq a derecha, los autores premiados:
Julián Fernández, Augusto Enríquez y Emilio Vega

AUGUSTO, A LA SEGUNDA VA LA VENCIDA
   "Sólo para mí" fue defendida por uno de sus tres autores, Augusto Enríquez, que estaba abriéndose camino como solista tras haber sido durante años cantante de Moncada, un grupo icono del Movimiento de la Nueva Trova.
   En OTI 91 él había participado con una obra que no fue premiada y ésta era la segunda vez que lo intentaba, aprovechando el tirón popular del concurso para ampliar su público.
   En Valencia, Augusto pasó la primera eliminatoria, realizada el 4 de diciembre en el Teatro Principal, pero no ganó en la noche siguiente, la final.

SÓLO PARA MÍ
Autores: Augusto Enríquez,
Julián Fernández y Emilio Vega
Intérprete: Augusto Enríquez
-----------
 Ojos que salen de la noche volando melodías,
abren el broche de la alegría
sólo para mí.
Labios que salen de los sueños volando encendidos,
besos pequeños, besos perdidos,
sólo para mí.
Corazón que limpia la mañana de nubes, corazón,
agua de mi paz que llena el alma.
Ojos que salen de la noche,
vivan sólo para mi.

   Aquí se puede ver un videoclip de la canción, realizado en La Habana en 2009:
Augusto Enríquez en “Sólo para mí” (en youtube.com)

Alina Izquierdo y Augusto Enríquez
en el Festival OTI Cubano de 1992

SEGUNDO LUGAR: “PARA EL NUEVO AÑO”
   Compuesta por Ondina Mateo y Rafael Espín. Sirvió de vehículo para que Alina Izquierdo se diera a conocer masivamente.
   Alina era una jovencita que había hecho sus pinitos como aficionada y por entonces resultaba desconocida en el ámbito artístico profesional. Contaba con una voz potente, afinación, agradable presencia y, sobre todo, expresividad a la hora de decir el texto. Su canción era una balada con fuerza y ella supo aprovecharla y sacarle el partido suficiente para meterse al público en el bolsillo.
   Aquí la podemos ver cantando el tema en un espectáculo realizado en la Plaza de la Revolución de La Habana:
Alina Izquierdo en "Para el nuevo año" (en www.youtube.com)


PARA EL NUEVO AÑO
Autores: Ondina Mateo y Rafael Espín
Intérprete: Alina Izquierdo
-----------------
Para el nuevo año estrenaré palabras llenas de emociones,
para el nuevo año buscaré consuelo para mis dolores,
de sonrisas llenas traeré las manos
junto a cada sueño para ser humano
y en cada tristeza te pondré alegría
junto a cada llanto que te dé la vida.
Rompe con rencores, canta mil canciones
para el nuevo año,
llénate de amores, dile no a temores
para el nuevo año,
Cuando ya en la noche brillen las estrellas
cuenta con el tiempo que te da el amor
para el nuevo año.
Rompe con rencores, canta mil canciones
para el nuevo año
y si sientes frío en el nuevo año
cuenta con el sol que te da el calor
para el nuevo año.

GUIRIGAY EN EL KARL MARX
   Se repitió lo ocurrido el año anterior, cuando “Acorralada” se convirtió en la favorita de una gran parte de la población pero el jurado eligió a “Si todos saben de ti”. En aquella oportunidad, en que hicimos los programas en el 19 del Focsa con capacidad para 120 personas, el disgusto por el segundo puesto de Tanya no tuvo repercusión en el estudio y sólo se notó en los televidentes, tras finalizar el concurso.
   Pero en 1992, había una situación distinta: el show se realizó en un enorme teatro de casi cinco mil asientos que se repletó las dos noches. En cuanto Alina apareció en escena por vez primera, un amplio y ruidoso sector de espectadores se decantó por ella. Otro pedazo de público, no tan grande pero significativo, apoyó a Augusto.
   Cuando se dio a conocer la decisión de los jurados, se formó el guirigay en el KM. Hubo una gran protesta de los “alineros” mientras que los “augusteros” aplaudían y daban muestras de respaldo a su preferido. El ambiente se caldeó bastante, sobre todo cuando yo decidí seguir con lo establecido en mi guión y hacer que, una vez anunciado el premio, el ganador volviera a cantar. El lunetario se convirtió, durante tres minutos interminables, en un follón que amenazó terminar mal, especialmente cuando a Augusto se le ocurrió bajar del escenario para fundirse con un nutrido grupo de sus fans.
Augusto cantando entre el público del teatro Karl Marx
tras haber ganado el primer lugar del OTI Cubano 1992

EL PÚBLICO VS. EL JURADO
   No es raro que se produzca el rechazo del público contra la decisión de un jurado. Recuerdo lo disconforme que se manifestó mucha gente en el Guzmán 80 porque el primer premio le fue otorgado a la canción de Andrés Pedroso que defendió Sara González y no a la de Rembert Egües que cantó Beatriz Márquez.
   Estruendosa fue la bronca que se montó allá por los años 70 en la Ciudad Deportiva, cuando los asistentes que llenaban el coliseo optaron masivamente por una concursante que fue eliminada, “La 14”, en una elección de la Estrella del Carnaval de La Habana. Aquella noche se formó un lío morrocotudo, con alteración del orden incluida, que se mantiene en la memoria de todo el que lo vivió o presenció.
   Estas reacciones de protesta se producen en todos los países y en todos los ámbitos. Creo que obedecen a un sentido de la justicia que posee el ser humano, que se rebela cuando cree que se está cometiendo una arbitrariedad.
   En el caso de Cuba, los ánimos se enardecían aún más cuando existía la sospecha generalizada de que detrás de la selección del jurado subyacían oscuros intereses y  que en ella no había que buscar razones artísticas sino ideológicas.

UN PAR DE RECUERDOS DEL OTI 92
   El fantasma de Pancho
   Aymée Nuviola y Pancho Céspedes compusieron a cuatro manos la semifinalista “Algo más que amigos”. Cantantes ambos, la defendieron.
   Grabaron el audio y, pasadas unas semanas, cuando llegó el momento de hacer el clip promocional, se me presentó un problema: él había salido de Cuba a cumplir compromisos artísticos. Lo solucioné haciendo que ella apareciera en pantalla cantando su parte junto a una especie de fantasma. A su compañero se le veía en unas imágenes difuminadas que en realidad correspondían al video de otra canción de Pancho.
   Al presentarse la obra en el espectáculo de selección, Aymée cantó en vivo sobre una cinta en que estaba registrada la voz de su ausente compañero.

   Rolando, el afinador
   A Rolando Fernández le conocí a través del Maestro Adolfo Guzmán. Ambos eran muy amigos. Rolando, un hombre enjuto, de carácter humilde, fue de esas personas que pasan por la vida, como diría Buesa, "sin saber que pasaste".
   Durante tropecientos años, él fue el afinador de los pianos del ICRT. Valioso profesional, que cuidaba su trabajo, frecuentemente se le veía cabreado debido al estado cada vez más lamentable que dichos instrumentos presentaban. La mayoría de ellos habían pertenecido a CMQ y a otras empresas audiovisuales nacionalizadas en los 60 y a medida en que fue pasando el tiempo se fueron desgastando por el uso y por la falta de piezas.
   En cualquier institución cultural medianamente seria, los achacosos teclados, cuerdas, mazos y resortes conque el bueno de Rolando tenía que fajarse día a día hubieran pasado a la historia mucho tiempo atrás. Pero transcurría un año y otro y otro más y el cuartico seguía igualito. A ningún mandamás en Radiocentro, le importaba un comino el deterioro de los pianos ni los esfuerzos de aquel abnegado hombre por hacerlos funcionar correctamente.
   Rolando era un buen pianista y cuando terminaba de afinar, se sentaba a tocar alguna pieza para comprobar su trabajo y para descargar, imagino yo, los sentimientos que guardaba con llave en lo profundo de su reservado interior.
   A principios de los 90, en plena crisis del Período Especial, él ya tenía sus años. Cuando nos topábamos por los estudios, charlábamos unos minutos y siempre me producía la impresión de que su vida iba cada vez más en declive, no sólo por su aspecto demacrado sino, además, por su ánimo decaído.
   Una tarde, cuando estábamos en una oficina de Mazón y San Miguel preparando OTI 92, escuché una melodía que llegaba de un local aledaño. Era Rolando al piano. Me acerqué y le pregunté por aquella música que me parecía bella. Me dijo que era suya.
   -- No sabía que eras autor.
   -- Uff, yo tengo muchas obras compuestas. Pero las guardo para mí.
   -- ¿Y por qué no me das ésa y la ponemos a competir en OTI?
   Se negó, alegando que no se trataba de una canción sino de un instrumental.
   -- Pues, le haces una letra y ya está –le sugerí.
   -- Es que a mí eso de la poesía no se me da. ¿Por qué no me la escribes tú?
   -- Yo no puedo participar en el concurso porque soy el organizador.
   Tras un rato de forcejeo verbal, logré convencerlo. Unos días más tarde, me trajo la particella con la música y el texto que había creado. Se le veía animado.
   -- Revísala, a ver si está bien. Ya te dije que yo no tengo habilidad para escribir.
   Por haber visto el nivel de calidad que tenían algunas obras que nos habían llegado, yo sabía que, con aquel texto, él tenía muy pocas oportunidades de triunfar en un certamen donde sólo se iba a entregar un premio. Pero, con algún retoque, su canción podría entrar entre las veintitantas semifinalistas y eso lo iba a hacer muy feliz.
   Se me presentó un dilema ético. ¿Debía ser yo quien le ayudara a mejorar la letra?
   No lo pensé mucho. Le cambié alguna palabra por aquí, un verso por allá y al final del repaso, quedó su texto casi íntegro con algunas pequeñas modificaciones mías.
   La Comisión Seleccionadora, sin saber que yo había metido un poco la mano en la obra, la aceptó. Se la entregamos a Pedro Coto para que la orquestara y a Miguel Ángel Céspedes para que la cantara. Ambos hicieron un trabajo magnífico.
   No creo haber visto a alguien con una expresión de gozo en su rostro como la que mostraba mi amigo Rolando en aquellos días. Parecía otra persona, una que se había olvidado de la tristeza que siempre transmitía y de los berrinches producidos por los ruinosos pianos del ICRT.
   Cuando el 3 de octubre se hizo el escrutinio, “Porque existes” estuvo entre las diez que pasaron a la final. En la noche siguiente, la final, quién sabe cómo de acelerado latía su corazón en el momento en que se dio a conocer la obra triunfadora. Afortunadamente no fue la suya porque si hubiese ganado el OTI, millones de televidentes hubiesen visto en directo cómo Rolando se nos moría allí mismo de la emoción suprema que produce la felicidad.

RECORTE DE PRENSA (3)
   Repite y pon camarones, Yin, que te tocó otra vez tu ración de cuje proveniente del crítico del diario oficial del Comité Central.
   Un detalle a destacar: el tipo califica a la canción ganadora como “nada del otro mundo” y sin embargo la trata con una delicadeza extraordinaria, sin su habitual aspereza. ¿Sería porque los tres autores, Emilio, Julián y Augusto, habían sido integrantes de Moncada y se movían en el entorno novatrovero al que era tan afín el amargao del Granma?
   Pedro de la Hoz en Granma, martes 6 de octubre de 1992
   Fragmentos de “Venturas y desventuras de OTI’92 / El mejor premio posible”
   Nada del otro mundo pero sí en la órbita del mundo de OTI. Texto diáfano, correcto, ligeramente emotivo, bien lejos de los tintes melodramáticos de una buena parte de los temas de la candidatura. Música fácil aunque no facilista. Algo si se quiere bien cocido por tres jóvenes y probados talentos: Emilio Vega, Julián Fernández y Augusto Enríquez. Este último un interesante intérprete, con desenovolvimiento escénico y hábil en el momento de sacar partido a la propuesta musical.
   He ahí los fundamentos para que la canción  “Sólo para mí” represente a Cuba en el XXI Festival internacional OTI’92 que tendrá lugar en Valencia (España) el próximo 5 de diciembre.
   Quiero decir con esto que se trata del mejor premio posible, pese a lo que pudiera parecer por el clima de fervor –en algunos casos desenfrenos lamentables- que despertó el segundo premio a “Para un nuevo año”, de Ondina Mateo y Rafael Espín, defendida por Alina Izquierdo, una joven demasiado “verde” para una lid profesional, con indudables perspectivas, más sin control pleno de la emisión vocal. Además, el tema se resiente por pretesiones melódicas no cumplidas y un texto inferior al del primer lugar.
   En realidad no había mucho que escoger desde el punto de vista composicional...
   Pedraza Ginori hizo un espectáculo grandilocuente, como era de esperar por la naturaleza del concurso…
   Fue como un OTI con sabor a Grammy pero sin su sabor. Creo debemos hacer en lo adelante nuestro OTI, sin que Grammy ni otros OTI nos seduzcan. Todo un reto se impone: ser auténticos.

DE GALICIA A LA HABANA
   En 1993, 94 y 95, mi esposa Loly Buján y yo vivíamos fuera de la isla, trabajando como profesores en la Escuela de Imagen y Sonido de Benposta (Ourense, Galicia). Por tanto, no tuve que ver con la organización del concurso OTI ni con la selección de las obras competidoras. De esas tareas se encargaban el Maestro Miguel Patterson, director musical, Rafael González, quien había sido mi asistente de dirección, y Nora Blanco, responsable del área de programas musicales de TV Cubana.
   Durante los veranos de aquellos años, cuando las clases cesaban en España, nosotros aprovechábamos los pasajes que la escuela gallega nos obsequiaba y viajábamos de vacaciones a Cuba.
   Mi vinculación con aquellos tres OTI cubanos comenzaba al arribar a La Habana y yo me incorporaba como su guionista y director. Lo hice por tres razones que explico en la próxima pieza de este blog, a la que se puede acceder pulsando el siguiente enlace:
El Blog de Pedraza Ginori > PATRÁS, NI PA COGER IMPULSO

   No lo hago ahora porque me alejaría del tema principal de esta crónica.

OTI CUBANO 93
   Se recibieron 754 composiciones enviadas por 386 autores. Un Comité de Selección eligió las 23 que quedaron como semifinalistas.
   Los videoclips se comenzaron a transmitir el 19 de julio, de lunes a viernes, justo antes de las telenovelas. Fueron dirigidos por Roberto Ferguson y elaborados en posproducción por el ingeniero Roberto Portuondo.
   Algunos nombres conocidos entre los autores seleccionados: José Valladares, Ondina Mateo, Ángel Bonne y Tanya Rodríguez. Estos dos últimos defendieron sus obras.
   Algunos de los cantantes que participaron: Lucrecia, Marcelino Valdés, Oneida Gamboa, Lázaro Horta y Raquel Zozaya.
   En este link, se accede a una de las actuaciones:
Tanya en "Perdida en el tiempo" (en youtube.com)

   Los dos shows de OTI 93 se prepararon para celebrarse en el teatro Karl Marx los días 28 y 29 de agosto, pero por dificultades materiales se tuvieron que trasladar para el estudio 19 del Focsa.
   La obra ganadora fue “Amor de miedo”, de Valladares, cantada por Manolo Sánchez.

   La final internacional se hizo el 9 y el 10 de octubre en Valencia, España. Allí, la orquesta acompañante del festival fue dirigida por el cubano Guillermo Valverde.
Manolo Sánchez en "Amor de miedo" (en youtube.com)

AMOR DE MIEDO
Letra y Música: José Valladares
Intérprete: Manolo Sánchez
------------------
Yo te amé, lo sé, no fui el mejor, pero te amé,
lo supe más después que te perdí,
no hay un lugar ni situación en que no estés.
Tal vez yo venga de algún mundo marginal
y entre otras deudas tenga que pagar
por ser un pobre amante inútil sin virtud.
Donde me aprecié ya estabas tú
vestida con mi vieja soledad.
Amante mía, llama que inflama,
amor de miedo que hay en mi cama,
donde terminan mis ternuras y mis fuerzas
tú te apareces deslumbrante ante mi puerta
como un fantasma revolcándome en pasados,
yo te suplico que vuelvas a mi lado.
Amante mía, que te siento y no te tengo,
te has ensañado, amante mía, amor de miedo
fíjate en mí, ¿qué soy sin ti?

OTI CUBANO 94
   De este año no poseo información; solamente que el realizador de los videoclips fue Rafael González, que ya se había convertido en director de programas de TV Cubana.
   Yo dirigí los espectáculos, que se hicieron en el teatro Karl Marx en el mes de septiembre, pero no los recuerdo con la certeza necesaria como para dar aquí mi testimonio.
   Ganó Osvaldo Rodríguez con su tema “Amor y cadenas”.

   El Festival OTI Internacional se celebró en octubre y por tercer año consecutivo tuvo lugar en Valencia, España. Como ya lo había hecho en 1992 y 1993, el Maestro Guillermo Valverde, cubano que residía en la Comunidad Valenciana, dirigió en el teatro Principal la orquesta acompañante de nuestra obra.
Guillermo Valverde en OTI 94, Valencia

Osvaldo Rodríguez en "Amor y cadenas" (en youtube.com)

AMOR Y CADENAS
Letra y Música: Osvaldo Rodríguez
Intérprete: Osvaldo Rodríguez
------------------
Dios te salve de las sombras frías de la soledad,
y que tenga tu mañana un sol de felicidad.
Yo le pido al infinito no derrame sobre tí,
esta lluvia de cenizas que golpea sobre mí.
Amor y cadenas, lacerando mi piel,
qué dulce condena ésta de serte fiel.
Si te marchas, no me opongo,
si te vuelves, lo peor,
pero siempre te propongo la caricia de mi amor.
Amor y cadenas, lacerando mi piel,
qué dulce condena ésta de serte fiel.
Yo le pido a la distancia, misionera del consuelo,
no te robe la fragancia de mi amor en tu alto vuelo.
Amor y cadenas, vagará mi alma en pena,
amor y cadenas, aunque seas ajena,
amor y cadenas por tí, ay amor, como sangre en mis venas,
amor y cadenas, oh, mi dulce condena,
amor y cadenas, vagará mi alma en pena
aunque seas ajena, oh, mi dulce condena.
Amor y cadenas.

OTI CUBANO 95
   Las eliminatorias de este año se realizaron en el estudio 19 del Focsa.
   Dentro de los programas se presentaron dos galas de homenaje: una a María Teresa Vera y otra a Moraima Secada. En la segunda actuaron Isabel Íñigo, Raquel Hernández, Anaís Abreu, Natacha Hernández, Lourdes Torres y el grupo de Mayito Romeu.
   La canción ganadora fue “Hoy que no estás”, compuesta por Carlos Miguel Ojeda y cantada por Cristina Rebull.
   En la final internacional, celebrada en el teatro José Asunción Flores, de San Bernardino, Paraguay, Ojeda y Rebull alcanzaron el tercer puesto, el más alto obtenido por Cuba en las nueve ocasiones en que participó.
Cristina Rebull en "Hoy que no estás" (OTI Cubano 1995) (en youtube.com)

HOY QUE NO ESTÁS
Letra y Música: Carlos Miguel Ojeda
Intérprete: Cristina Rebull
---------------------
Hablamos el amor una mañana,
el viento nos oyó y no hubo pausa,
las horas al pasar se desvistieron
y grandes alas invadieron la esperanza.
Supimos navegar sobre caricias,
bastaba con mirar la luz del día
para saber al fin que nuestras manos
habían nacido para andar juntos la vida.
Hoy que no estás no me puedo acercar
al lugar donde aprendimos
a darnos besos en los ojos y algo más
Hoy que no estás me parece escuchar
en la voz de la mañana
el viento hablándome que un día volverás.
Tanta lejanía me disculpa la sonrisa,
viajo en un letargo donde a cada paso encuentro
vivo tu recuerdo de caricias y de besos.

DE GALICIA A VALENCIA
   Los festivales internacionales OTI de los años 92, 93 y 94 se celebraron en el teatro Principal de la ciudad de Valencia, organizados por Radio Televisión Española. En las tres oportunidades Loly Buján y yo nos desplazamos de Galicia, donde vivíamos, hasta la Comunidad Valenciana para incorporarnos, extraoficialmente, en plan piojos pegaos, a las delegaciones cubanas que asistían a dichos eventos.

En el 92
   Recuerdo a Augusto Enríquez con un vestuario y una proyección escénica muy lejos de los cánones estéticos típicos de la Nueva Trova.

En el 93
   Asistió mi amigo José Valladares, al que le habían suprimido la censura que sufrió durante diez años y le habían premiado en el OTI cubano su tema “Amor de miedo”. Su intérprete fue un chico llamado Manolo Sánchez.
   Al parecer Manolo tenía amistades o familiares por la zona de Valencia y cada vez que podía se ausentaba del hotel. Pasaban horas sin que se supiera de él hasta que aparecía. Esto provocaba mucho nerviosismo en la jefa de la delegación enviada por el ICRT que se pasó todo el tiempo inquieta, pensando que el cantante iba a desertar. Yo le sugerí que si Manolo decidía perderse del todo, lo sustituyera por Valladares y esto la calmó un poco pero no le quitó su principal preocupación:
   -- Ay, Ginori, ¿con qué cara me presento yo en La Habana si este hombre se me queda?
Al fin, todo resultó una tormenta en un vaso de agua. Manolo finalmente cantó.

   Otra anécdota de aquel festival ocurrió con Rocío Jurado, que actuó como artista invitada. Rocío es una de las cantantes más impresionantes que he visto. Una mujer de una personalidad artística excepcional. En España la llaman “la más grande”.
   Valladares aprovechó la presencia de la estrella en los ensayos y se le acercó para presentarse como autor y mostrarle algunas de sus composiciones. La Jurado, al saber que Pepe vivía en Cuba, le cortó en seco:
   -- Mira, mi alma, yo te agradezco tu gesto pero no me enseñes tus canciones. No quiero ni oírlas, porque a lo mejor alguna me gusta y me quedo con la pena de no poderla cantar. ¿Tú te imaginas el problema que yo me buscaría en Miami si allí se enteran de que yo he montado un tema de un cubano de Cuba?

En el 94
   Osvaldo Rodríguez, como siempre muy preocupado por su trabajo, se empeñó en incorporar un bongosero experto al acompañamiento que le brindaría la orquesta española, demasiado "gallega" para su gusto. El problema lo solucionó el percusionista cubano Ramón González Orta, quien residía en Andalucía y le dio el toque rítmico que el bolero “Amor y cadenas” necesitaba.
   Tras el festival, Osvaldo no regresó a Cuba y decidió iniciar el duro camino del exilio.

---------------------------------

N    O    T    A
(1)   En este escrito, refiriéndose a la cantante mexicana Ana Gabriel, Pedro de la Hoz afirma que “es la versión subdesarrollada y femenina de Bruce Springsteen”. Decididamente, este hombre no andaba bien del coco por entonces.

D O C U M E N T A C I Ó N
   Estas fotos fueron tomadas en el teatro Carlos Marx, unos minutos después de finalizar el OTI Cubano 1992.

De izq a derecha: Jimmy Sánchez (productor), Pedraza Ginori (director),
Rafael González (asistente de dirección) y los presentadores
Rakelita Mayedo y Rafael Robledo.
 
Rafael González, Jimmy Sánchez y Pedraza Ginori
con los autores de la obra ganadora:
Augusto Enríquez, Julián Fernández y Emilio Vega.

Sánchez Yero y Valladares

   Rafael Sánchez Yero hizo una muy buena interpretación de "Soñaba", la canción de José Valladares que mereció el tercer lugar en el OTI Cubano del 92. La pueden ver pulsando el siguiente enlace:

Rafael Sánchez Yero en "Soñaba" (en youtube.com)


En la década de los noventa, el ICRT participó nueve veces en los OTI internacionales.
En 2000, el festival, agotado, se celebró por última vez.
Aquí están los videos de las actuaciones de nuestros representantes, del 96 en adelante.
   En 1999 el festival estaba programado en Veracruz pero no se pudo celebrar por las inundaciones sufridas en dicha región mexicana.

Eduardo Antonio en "Me queda la canción" (OTI 96 Quito) (en youtube.com)

Tania Tania en "Golondrina" (OTI 97 Lima) (en youtube.com)

Onel Odit Bavastro en "Un sueño loco" (OTI 98 San José) (en youtube.com)


Indira Hernández en "Una vida nueva" (OTI 2000 Acapulco) (en youtube.com)

   En esta interesante recopilación, podemos ver fragmentos de todos los ganadores del Festival OTI, desde su primera edición hasta la última:
Ganadores del Festival de la Canción OTI (1972-2000) (en youtube.com)

/////////////////

 La empresa norteamericana Create Space / Amazon ha publicado,
en formato papel, mis dos libros "Pedraza Ginori Memorias Cubanas".
Sus páginas son un compendio de mis experiencias y mis circunstancias, vividas en el mundo de la televisión, los espectáculos, la creación musical,

la radio, la publicidad y la prensa.
Los dos volúmenes recogen, en clave autobiográfica, sucesos, “batallitas”, semblanzas, anécdotas y reflexiones personales.
El Libro 1, “Eugenito quiere televisión”, tiene 342 páginas. 

El Libro 2, "Quietecito no va conmigo", 362 páginas.
Ambos están a la venta en las webs
 www.createspace.com  www.amazon.com  www.amazon.es

/////////////////

///////////////////////////
///////////////////////////

No hay comentarios:

Publicar un comentario