Traductor

Páginas vistas

jueves, 5 de septiembre de 2013

CARTA A JUAN PADRÓN, POR SI ACASO

                       Juan Padrón, nacido en 1947, es caricaturista, realizador de dibujos animados, 
                                            ilustrador, historietista, guionista y director de cine.

Galicia, 5 de septiembre de 2013

Sr. Juan Padrón,
La Habana,
Cuba.

Estimado Padroncito:

    Espero que al recibo de la presente, te encuentres bien en compañía de los tuyos. Por acá, vamos tirando. Mi esposa Loly Buján y yo seguimos viviendo en España, este país acogedor en el que nos plantamos hace 21 años. Ya nos hemos jubilado y estamos más tranquilos que estate quieto.

    Hace tiempo que he estado por escribirte pero por h o por b lo he ido dejando para más adelante. Creo que ha llegado la hora de que ese “más adelante” se convierta en hoy y te suelte la descarga que te tenía guardada.

    Mientras viví allá, no establecimos amistad en el sentido hondo que yo le doy a esa palabra. Fuimos condiscípulos en los 70, cuando juntos estudiábamos Historia del Arte en aquellos cursos nocturnos para trabajadores que pusieron, al fin, un diploma universitario en nuestras manos y añadieron una línea a nuestros currículums. Allí, en las aulas y pasillos de la Facultad de Artes y Letras nos conocimos, charlamos alguna que otra vez y creo que nos caímos bien mutuamente. Entonces, eso fue todo. Después, en contadas ocasiones, nos encontramos en la Cinemateca, en la UNEAC, aquí o allá y, como es natural entre conocidos, nos saludamos e intercambiamos un par de frases. Pero de ahí no pasamos.

    A lo largo de muchos años, he seguido tu carrera y he disfrutado como no te imaginas con tus personajes. Me he divertido muchísimo con tus verdugos, tus mambises, tus panchos, con tus filminutos, con ese mundo prodigioso que fuiste creando a tu alrededor, fruto de tu talento creativo y de, estoy seguro, muchas horas de insomnio y trabajo. De la saga de Elpidio, ¿qué te puedo decir que no te hayan dicho ya? Por eso, con permiso de María Silvia y Resoplez, en esta ocasión voy a centrarme en “Vampiros en La Habana”.


    Porque eres un tipo sencillo que no está en ná, porque en el fondo sigues siendo un guajirito matancero que un día se puso a pintar garabatos, supongo que todavía no entiendas demasiado bien por qué eres famoso y a qué coño se debe que todo el mundo hable bien de ti. Te va a parecer una exageración mía pero creo firmemente que la historia de nuestra cultura no sería la misma sin ti y que ahí estás, por derecho propio, sentado en el mismo palco que Guillén, Carpentier, Matamoros, Titón y Lecuona, cantando vidaaaaaa con el Benny, conversando de tú a tú con Lam, Pérez Prado, Félix Pita, Leopoldo Trespatines, Roig, Celia y Alicia, saboreando el bajo de Cachao y la flauta de Richard. Ahí, ahí mismitico, junto a Marta Valdés, Miravalles, la Burke, Álvarez Guedes, Formell… En fin, integrando el Team Cuba.     

    En La Habana, cada vez que te veía, la timidez y el miedo al ridículo que siente un fulano normal en presencia de un genio me impedían decirte lo que he escrito en el párrafo anterior. Me parecía que quedaría ante ti como una quinceañera que le pide un autógrafo a su ídolo. Esa estúpida autocensura que nos impide expresar lo que sentimos y ese patético cuidarnos la boca para que los demás no nos minusvaloren, evitaron que conocieras la admiración extraordinaria que siento por ti y por tu obra.


    Gracias a ti, sé lo que siente un loco cuando suelta una de las suyas y le miran raro. Cada vez que, en Cuba o en España, he afirmado que “Vampiros en La Habana” (la primera) es el mejor largometraje de la historia del cine, he sentido esa mirada condescendiente que me perdona la vida. Pero siempre he salido al paso y me he pasado un rato tratando de convencer a la gente de que lo que digo es la pura verdad. Durante varios años, todos mis compañeros de trabajo españoles, incluyendo los que tuve en un festival de cine –y ya sabes cómo son de tiquismiquis los del gremio-, se tuvieron que disparar tu filme, porque les hice llegar el dvd y les insistí para que lo vieran y analizaran antes de objetar mi valoración. Hasta ahora, ni uno se ha pasado a mi bando (algo extremista, ya lo sé) pero hay que comprenderlos, son personas que no conocen a la Aragón y a Van Van ni se han reído con Cheo Malanga, que no saben qué debe comprar Catalina cuando la yuca se le está pasando ni se han montado en un camello a las tres de la tarde, seres carentes del nivel de cubanidad en vena que hay que tener para justipreciar la historia del Vampisol. Allá ellos, los pobres.

    No la mejor de dibujos animados, no la mejor cubana o latinoamericana, no la mejor de temática vampírica, no la mejor comedia, no la del mejor guión. Tengo todo un cuerpo de ideas para defender mi tesis de que tu película es la mejor y más completa en términos absolutos desde que los Lumiere inventaron el invento. Mi criterio no se basa sólo en sus logros formales o de contenido, que los tiene porque si no fuera así sus muchísimos fans de otros países, que no saben ni papa de Cuba, hubieran pasado olímpicamente de ella. Voy más allá de lo estrictamente cinematográfico para adentrarme en las siempre cenagosas discusiones sobre la función social del creador, sobre si el arte debe ser útil o no. Yo me apunto a que sí. Uso ése y otros argumentos para destacar la grandeza de tu filme. Con él demostraste que, si se es honesto y legítimo, mientras más local se sea, más universal se es. No existe hasta hoy en ninguna cinematografía, otra cinta que haya superado a "Vampiros..." en saber llevar su mensaje a públicos extranjeros. Al menos, no la conozco. Y en cuanto a los cubanos, sus espectadores naturales, ninguna nos ha
hecho pasar un rato más entretenido, ni ha conectado más con nuestra idiosincrasia, ni nos ha provocado más orgullo de pertenecer a nuestra gente que, esté donde esté y piense cómo piense, en el fondo desea que no haya tiranías, que podamos chupar a cualquier hora y que nos dé el sol en el rostro sin que sus rayos nos disuelvan.

    Aunque nacido en un frío país europeo de noches tormentosas, el trompetista Pepe Joseph Pepito es el cubano más cubano que haya aparecido en una pantalla de cine. Más auténtico que el Tomás de Llauradó, el Diego de “Fresa y chocolate” y todos los que han interpretado Mirta Ibarra y Eguren juntos, que ya es decir. Yo he conocido en persona a Lola, a los tres amigos de Pepe y al Capitán tarrúo. Fueron mis vecinos, mis amigos, estaban dentro de mí mucho antes de que los dibujaras. George Raft y Vito Corleone son niños de teta, malos de mentiritas, incapaces de producir el miedo que me inspira una sola imagen de tu Al Tapone. Tus maravillosos personajes aparecieron en aquella segunda mitad de los 80 en que todo comenzó a precipitarse barranca abajo y sin freno, en que necesitábamos muy mucho que nos hicieran olvidar, aunque fuera por un rato, la cruda realidad que vivíamos en la isla. Sacudidos por la libreta, los apagones, la vivienda en mal estado, la guagua que nunca llegaba, las decepciones generalizadas, las verdades convertidas en mentiras y el futuro luminoso que cada día se veía más lejano, en aquellos tiempos en que nos desangrábamos como nación y gritar ¡¡¡enfermeraaaa!!! era peligroso e inútil, tú y tu equipo supieron conectar perfectamente con nosotros, el público a quien iba dirigida tu película, de una forma que ya quisieran para un día de fiesta Einsenstein, Welles, Wilder, Wajda, DeSica y otros célebres compañeros tuyos de profesión.

    Por favor, no pienses por un instante que la nostalgia me ha tostado o que intento cogerte pal trajín. Te puedo asegurar que, tanto en nuestra tierra como en el exilio, no he encontrado un solo compatriota que no vacile “Vampiros…”, que no la tenga entre sus favoritas, al que no se le ilumine el rostro con una sonrisa cuando la menciono, que no ame a Lolita, que no sepa qué significa ¡Páwata, Páwata! y que no disfrute ese numerito de la adúltera mujer del capitán jodiendo en la bañadera con Pepe y su trompeta burbujeante. Para mí, la escena más sexy que se haya filmado jamás.


    Fundamental para alcanzar la excelencia fue el piquete de tus compañeros en el proyecto. Mayito García-Montes y los demás animadores, los actores en estado de gracia, Adalberto, Rembert, Arturo Sandoval, la editora Rosa María, tu hermano Ernesto, en fin, todos deben estar satisfechos de haberte acompañado en esta aventura. Uno para todos y todos para uno, como debe ser. Si yo fuera uno de ellos, andaría por ahí pegado al techo, presumiendo el día entero.

    Reclamo estar entre los primeros dos o tres fanáticos acérrimos de tu película. La fui a ver al cine cuando se estrenó y salí cantando que había que pasar por batidora la fórmula del corazón de lagarto y el toquecito de ají y sospechando que ése que caminaba a mi lado podía ser un vampiro. Corrí a felicitar a mi compañero Frank González por haber participado en el equipo que la hizo. Y, aunque no lo recuerdo con precisión porque la memoria es una cabrona, seguramente en cuanto coincidí contigo te dije que me había gustado mucho.

    Achaco al síndrome de Antonioni y a la diarrea mental que durante años tuvieron secuestrados a buena parte de los críticos cubanos de cine y de los dirigentes del ICAIC, el hecho de que la subvaloraran al principio. No comprendieron que vampiros éramos todos, que el tío y el sobrino luchaban por nosotros cuando se enfrentaban a lo peor de Chicago, Düsseldorf y La Habana, a los que siempre han querido machacarnos para someternos y así enriquecerse. Wolfgang, el científico altruista que crea y regala su fórmula. Pepito, el político que combate a la dictadura. Coño, si estaba clarito Juan, si lo que hiciste fue aplicar lo que habíamos estudiado en la universidad sobre la interrelación entre forma, contenido y mensaje.

    Pero la miopía culturosa no les permitió darse cuenta de la gran alegoría que habías creado porque pusiste a reír al personal, utilizaste el ritmo de son e ignoraste el discurso panfletario. No valoraron el ejemplo que diste a los cineastas pobres al meterle una patá en los huevos a los grandes presupuestos de Disney. No avizoraron que sería un clásico, que se convertiría en el filme cubano más apreciado y visto en el extranjero y que lograría el no va más: que una película de culto fuese a la vez popular. Si hubiesen tenido dos dedos de frente, habrían salido corriendo por las calles, gritando alborozados que ya teníamos una nueva “Lucía”, que nuestro cine había producido una segunda obra maestra.

    Debe haber sido en 1992 o en el 93. Ya había cruzado el charco y vi el anuncio de que la 2 de Televisión Española iba a transmitir “Vampiros en La Habana”. Aquella noche preparé el VHS en casa y la grabé completa. La calidad no fue muy buena pero a mí no me importó. La ví un montón de veces, algunas por puro placer y no pocas para evitar que el gorrión del destierro se posara sobre mi hombro. Aún conservo aquella grabación que, en cuanto pude, convertí a digital y copié una y otra vez para regalársela a mis amigos en una acción que era piratería pura y dura pero que yo autojustifiqué calificándola como de divulgación cultural y que espero me perdones.

    Mi hijo adolescente y yo nos la echamos tantas veces que memorizamos los diálogos más simpáticos, que es como decir que prácticamente nos aprendimos de memoria la película. Y los repetíamos entre nosotros, cagándonos de risa cada vez que lo hacíamos. No sabes cómo me ayudaste en la difícil tarea de lograr que él, rodeado de gallegos por todas partes, no perdiera sus raíces.


Querido Padrón:

    Dice Internet que te han entregado sepetecientos premios, órdenes y medallas. En tu casa debe haber varias vitrinas repletas de reconocimientos. Por tener, tienes hasta un bar dedicado a Pepito (allá le dicen “centro cultural” ja, ja, ja). Y eso me alegra, no siempre ocurre así en vida de los creadores. Pero por encima de las instituciones y festivales que te han distinguido, muy por encima, está el galardón que te ha dado tu gente cubana dondequiera que vive y lucha el día a día, en Aguacate y Amsterdam, en Camagüey y Madrid, en Miami, Roma y poripallá en cada rincón de la tierra en que haya una banderita nuestra colgada en la pared. Aunque muchos no recuerden tu nombre, te llevan en sus corazones. Eres el de los vampiros, el de Elpidio, Palmiche y el tren militar, el de los filminutos, el que por encima de las ideologías y las divisiones, logró la hazaña de unirnos de una manera que no se le ocurrió ni al que asó la manteca, de la forma más extraña que se haya unido a un pueblo partido en dos: pintando muñequitos graciosos.

    En el próximo octubre cumpliré 75 tacos. Aunque dice un reciente chequeo médico que estoy cancha, existe una realidad inexorable que se llama “ley natural” y creo que estoy en la parte alta de la octava entrada, que a mi juego le quedan unos cuantos outs más y después las luces del estadio se apagarán. Con suerte, habrá un empate y el manager me dejará pitchear algo en extrainnings.

    Por eso y porque alguien me ha contado que has estado un poco pachucho de salud, creí mi deber dirigirte esta carta ahora, cuando la puedo escribir y cuando la puedes leer. Por si acaso. Desde mi punto de vista, sería lamentable que uno de los dos se pirara de este mundo y te quedaras sin recibir mis más profundos sentimientos de gratitud y respeto.

Gracias, artista, muchas gracias.

Un abrazo,

Ginori


_________________________

Nota del autor:
Cuatro días después de la publicación de esta carta, Juan Padrón respondió a ella. Con su consentimiento, he dado a conocer su texto en la entrada titulada "JUAN PADRÓN HABLA SOBRE VAMPIROS EN LA HABANA", que pueden leer pulsando el siguiente vínculo: 





CAJÓN DE SASTRE

En la web chilena Ergocomics hay una interesante entrevista con Juan Padrón.
Uno de sus mejores fragmentos es el siguiente:

E: Sin lugar a dudas "Vampiros en la Habana" es la película cubana más vista en el mundo, ¿cómo ha sido ese feed-back internacional para tí como director y dibujante?
JP: Nunca me imaginé que fuera tan exitosa. Cuando la terminé y la vieron los "expertos" dijeron que no era lo que esperaban de mí, que era muy vernácula, confusa y ruidosa; no se hizo rueda de prensa para anunciarla, ni estreno. En una revista salió una crítica que trataba muy mal a la película… Estuve unos días muy deprimido, hasta que rompió el récord de taquilla (de aquella época) en una semana y la gente me la comentaba entusiasmada. Luego, con los años, me sorprendió que fuera una especie de película de culto en España y América Latina. Me he sentido como Spielberg cuando en Valparaíso me recibieron cientos de estudiantes amantes de la película, o en Puerto Rico, donde se la sabían de memoria, en fin… Es algo muy agradable y estimulante.


Pueden leer la entrevista completa pulsando aquí:  


El filme se puede ver, completo, en Internet pulsando este link:
Vampiros en La Habana (en vimeo.com)




No se pierdan este magnífico spot inspirado en la película. Lamento desconocer su autor.
 








LA FICHA
Título: ¡Vampiros en La Habana!
Duración: 80 minutos
Año: 1985
Género: Comedia
Técnica: Animación.
Guión y diseños: Juan Padrón
Argumento y diálogos: Juan Padrón y Ernesto Padrón
Animadores principales: José Reyes, Mario García-Montes y Noel Lima
Animadores: Jorge Jardón, Dalia Vázquez, Gabriel Ramos, Miguel Villanueva y Jorge V. Torres
Pinturas de fondos: Modesto García
Fondistas: Leonardo Cano y Erilda Negret

Colorista: Gisela González
Camarógrafo principal: Adalberto Hernández
Camarógrafos: Héctor Borroto, José L. Rodríguez y Ramón Palenzuela
Filmación en vivo: Julio Simoneau (cámara), Manuel Marín, Margarita Agüero y Frank González (intérpretes)
Voces: Frank González, Manuel Marín, Irela Bravo, Carlos González, Mirella Guillot, Carmen Solar y Juan Padrón




Personajes principales: Wolfgang Amadeus von Dracula (el tío), Joseph Emmanuel Amadeus Von Dracula (Pepe), Bruno, El Capitán de la policía, La señora del capitán, Mr. Going Down, Johnny Terrori (jefe en la Capa Nostra), Al Tapone, Smiley, Los tres amigos de Pepe, Lola, El gallego transportista de “Relámpago cubano”, Los vampiros mafiosos europeos (Grupo Vampiro), El picador de cigarros
Edición: Rosa María Carreras
Créditos: René Ávila
Música: Rembert Egües
Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Manuel Duchesne Cuzán
Trompetista solista: Arturo Sandoval
Efectos sonoros: Manuel Marín
Grabaciones: Carlos Fernández
Laboratorio Color ICAIC
Producción: Paco Prats
Productoras: ICAIC (Cuba), Televisión Española (España) y Durniok (West Berlin)
Dirección: Juan Padrón


LA RECETA DEL VAMPISOL
Para escucharla cantada, pulsar aquí:

La receta del Vampisol (en soundcloud.com)

Música: Rembert Egües
Letra: Juan Padrón
 

En noches de luna llena,
mezcla con gran precisión
dos onzas de yerbabuena
y un huevo de camaleón.
Echar tres onzas y cuarto
de azúcar sin refinar,
un corazón de lagarto
y una pizquita de sal.
50 gramos añada
de sangre de colibrí,
con mucha piña colada
y un toquecito de ají.
Debe agregar sin demora
extracto de tiburón,
lo pasa por batidora
con medio litro de ron.
Todo se debe colar
en un colador de tul,
luego se pone a enfriar
hasta que se ponga azul.
ESTRIBILLO:
A gozar, vampiro,
este sol amigo.


                                       La Capa Nostra: Al Tapone, Mr. Going Down y Johnny Terrori

                                       Terrori con los vampiros representantes del Grupo Europa

LA EDICIÓN DE AUDIO
    Hace años realicé una edición de audio con momentos significativos del filme. Incluí las canciones, los temas instrumentales y algunos diálogos. Les propongo que la copien y la lleven en el teléfono, en la tableta o en el carro. Oir este material es recibir una inyección de optimismo, un excelente remedio para levantar un día que no esté saliendo muy bien.
Está aquí:

MOMENTOS DE VAMPIROS EN LA HABANA
Edición de audio
Duración: 13,41 minutos
Contenido:
   
1) Rumba del Inicio y del Final (Instrumental)

2) Pepe y su tío Wolfgang Amadeus Von Drácula
-- Hola, Yosef. O como te dicen aquín, Pepiton.
-- Hola, tío. Loco por verte.
-- Dijiste que vendrías temprano y he tenido que mandarte a Brunon.
-- Ah, tenía asuntos, tío. Vaya, veo que hay telarañas nuevas.
-- Bebe, sobrino, tu…eh… vitamina mensual. Umjanana nan nan…
-- Chico, estoy tomando esta cosa desde que tenía diez años. Todos los meses. Ya no soy un niño pa tomar vitaminitas. No voy a to…
(ENTRA MÚSICA TENEBROSA)
-- Bueno, tío, gracias por todo y eso.
-- ¿Otra vez para la callen? El país está revuelto, Yosef. La policía reprime a la gente sin preguntar mucho. Es peligroso.
-- Lo sé, tío.
-- ¡Quédaten!
-- Tío, es que hay algo raro en esta casa. Me da escalofrío. Mira todo esto. Impresiona. Pasas meses encerrao en tu laboratorio. Tienes que salir a tomar el sol, divertirte un poco, ir a la playa, con el sol sabrosón que hay aquí.
-- Este ambiente, la nostalgia…
-- Nostalgia por tu castillote en Europa... Aaah, la noche tormentosa…
-- La niebla espesa al anochecer… las ráfagas del viento helado… Son cosas que has olvidado. Pronto sabrás quien eres, Pepito: Yosef Amadeus von Drácula. La prueba viviente de mi experimento. Lo mismo anda en las frías nocheinn… o bajo el ardiente sol. Yajamm jam...


3) Smiley y Johnny Terrori
-- Parece que tienen en la mano una bebida antisolar. La fórmula del tal Von Drácula está en Bla bla bla.
-- ¿Dónde?
-- Bla bla bla dijo, boss. En ese instante lo echaron al retrete.
-- Von Drácula, ese viejo cretino dio con la fórmula. ¿Te das cuenta, Smiley? Estamos hundidos hasta el cuello. La gente se tragará el cochino antisolar y se irá a las playas verdaderas. A Mayami, Acapulco, Varadero, La Habana… Eso es, Smiley, La Habana. El viejo Von Drácula está en La Habana.
-- O Copacabana, boss.
-- No, dijo Bla bla bla y no Bla bla bla bla bla. Hay que destruir esa fórmula.

4) Hombre acostado en cama de hospital
-- Eh, ¡enfermeraaaaaaa!

5) Son del burro encaramado
                                   Hay un ambiente general
                                   que si te cuento no te aburro,
                                   y es que dicen que hay un burro
                                   que se encuentra encaramado
                                   en lo alto del Palacio,
                                   en lo alto del Palacio, sí señor,
                                   Presidencial.
                                   Dicen que es malo ese animal
                                   y que con todo está acabando,
                                   la gente se está cansando,
                                   no lo puede soportar
                                   y es por eso que en la calle,
                                   y es por eso que en la calle
                                   hoy tú puedes escuchar:
                                   Vamos a tumbar a ese burro,
                                   vamos a cortarle las patas,
                                   si lo agarro bien que lo zurro,
                                   si él me agarra bien que me mata.


6) Capitán de la Policía
-- Muy bonito. Pero, fíjate, no vas a poder tocar más esa piesesita, ¿qué te parece? Si te oigo otra vez la piesesita esa, aprepárate, ¿oiste?

7) Amigos de Pepe
-- Lola, tú sabes que a Pepe no le gusta la señora. Lo hace por la revolución.
-- ¿Esta buena la señora, tigre?
-- Muchachooo…

8) Pepe y Lola
-- Lolita, mi querubín, Lolita, mi amor, tú sabes que sólo te quiero a ti, chica.
-- Misión… Manosearte con esa pelúa descarada. Misión secreta.
-- Lolita, eh, ¿te vas a fajar conmigo antes de la boda? Me caso contigo, Lola.
-- Ay, Pepe, no me engañes.
-- Mi negra, nos casamos.
-- Pepe, mira que tú me haces sufrir. Es que me pongo celosa, Pepe.
-- Muchacha, si no la voy a tocar. Es entretenerla nada más.
-- Júrame que no la vas a tocar.
-- Te lo juro por nuestro amor.
-- Y por tu madre.
-- Mejor por los catorce hijos que vamos a tener, Lola.
-- Ay, Pepe…
-- ¡Suéltala, desgraciao!
-- ¡Tu abuela, sapo!
-- Lola…
-- Pepe…


9) Tema de amor de Lola y Pepe (Instrumental) 

10) Los vecinos en la madrugada
-- Oye, el de la cornetica, ¿tú no trabaja por la mañana, mi hijito?
-- Ay, Paco, deja eso, chico.
-- No, chica, que to lo día con la puñetera cornetica. ¡Son las cinco y media! 
   
11) Transición musical en jazz (Instrumental)

12) El gallego transportista
-- En cuanto pueda, eh. Tenemos muchos pedidos.
-- Es importanten.
-- No se preocupe usted. Le daremos prioridad. Relámpago Cubano es rapidez y experiencia. Sí, adiós.
-- Vaya, gallego, hablando por teléfono. ¿Quién te lo iba a decir? En España no hay teléfono ni na de eso.
-- Vaya usted a la porra, señor mío.
-- ¡Páwata, páwata, páwata!

13) Tema de Pepe y la mujer del capitán (Instrumental)


14) Jingle del Vampisol
En invierno mi playa azul,
en verano mi Vampisol,
Vampisol, Vam pi sol.

15) Los amigos se alegran
-- ¡La policía!
-- ¡Pepe!
-- ¡Pepito!
-- ¡Se cayó Machado, Pepe!
-- Toca algo ahí, Pepito.

16) Canción Fórmula del Vampisol
-- Mi tío, Wolfgang Amadeus von Drácula, hizo esta fórmula antisolar para todos ustedes. Gratis, la letra de mi canción es la receta para fabricarla.


                                En noches de luna llena, 
                                mezcla con gran precisión
                                dos onzas de yerbabuena
                                y un huevo de camaleón.
                                Echar tres onzas y cuarto
                                de azúcar sin refinar,
                                un corazón de lagarto
                                y una pizquita de sal.
                                50 gramos añada
                                de sangre de colibrí,
                                con mucha piña colada
                                y un toquecito de ají.
                                Debe agregar sin demora
                                extracto de tiburón,
                                lo pasa por batidora
                                con medio litro de ron.
                                Todo se debe colar
                                en un colador de tul,
                                luego se pone a enfriar
                                hasta que se ponga azul.
                                ESTRIBILLO:
                                A gozar, vampiro,
                                este sol amigo.



17) El anunciador
-- Ya podemos chupar a cualquier hora, gracias a Pepe. Así que cuando venga a la playa, ¡cuidado! Ése junto a usted puede ser un vampiro.

18) Rumba del Inicio y del Final (Instrumental)


CODA 
Y para que no se me pongan bravos los que prefieren a "Elpidio Valdés", me despido con esta imagen:
 

////////////////////////////////////////////////////////

LES INVITO A LEER LAS SIGUIENTES TRES ENTRADAS DE MI BLOG.
ÉSTOS SON SUS VÍNCULOS:




/////////////////

 La empresa norteamericana Create Space / Amazon ha publicado,
en formato papel, mis dos libros "Pedraza Ginori Memorias Cubanas".
Sus páginas son un compendio de mis experiencias y mis circunstancias, vividas en el mundo de la televisión, los espectáculos, la creación musical,

la radio, la publicidad y la prensa.
Los dos volúmenes recogen, en clave autobiográfica, sucesos, “batallitas”, semblanzas, anécdotas y reflexiones personales.
El Libro 1, “Eugenito quiere televisión”, tiene 342 páginas. 

El Libro 2, "Quietecito no va conmigo", 362 páginas.
Ambos están a la venta en las webs
 www.createspace.com  www.amazon.com  www.amazon.es

/////////////////

7 comentarios:

  1. Vaya. Me tocó ser el primero.

    Qué decirte? Me sacaste las lágrimas: lágrimas de emoción, de saber que algo de lo que uno ha hecho tiene tanta importancia para los demás. Con que a uno solo le guste es suficiente, imagínate cuando es algo tan popular!

    Recuerdo que una vez llegué a una Video tienda en Mérida, Venezuela, acompañando a mi amigo el escenógrafo Raúl de la Nuez. Nunca antes había estado en una tienda de alquiler de videos, por lo que mientras Raulito se fué a devolver las pelis que ya había visto y alquilar algunas nuevas me puse a chismosear en los estantes. Pues bien: Raúl le dijo al dueño de la tienda que yo era uno de los animadores de "Vampiros en La Habana" y este cerró la puerta de la tienda y le comunicó por los altoparlantes a los que allí estaban quién yo era. me quedé helado por lo inesperado de el anuncio y por que no sabía que hacer. La gente se me acercó y tuve que autografiar algún que otro video de la peli.

    Te hago esta anécdota para apoyar tu percepción de que es mundiamente conocida. No hay lugar adonde yo haya llegado por cualquier circunstancia que no conozcan la peli de marras. Es una suerte de salvoconducto para conocer a los demás y una especie de garantía de que uno es un profesional.

    Trabajando de madrugada como estibador en Home Depot, una tienda de cosas para el hogar aquí en Miami donde ahora resido, se corrió la bola de que yo hacía muñequitos, que había trabajado en los muñe de Elpdio Valdés y otros. No te puedes imaginar las palabras de afecto de mis compañeros de trabajo, casi todos gente de bajo nivel cultural, hacia el trabajo que hicimos en el ICAIC en esa "Epoca de Oro".

    Cada vez que conozco a alguien, y me presentan como que yo fuí "el animador de Vampiros en La Habana, "Elpidio Valdés", los Filminutos, los "Quinoscopios" y de aquel corto llamado "Los Valientes" mas conocido como "Rata Inmunda", y la gente me dice "coño, yo crecí con esos dibujos animados, como me gustaban" mi corazón se me hace una pasita pero de alegría y emoción.

    Gracias por tus palabras. Espero que Padrón pueda leer esto también.

    Un abrazo,

    Mayito

    ResponderEliminar
  2. Vaya! y a mi el segundo...
    No tuve la suerte de trabajar en Vampiros...la disfruto, como todos los cubanos. Pero he tenido el enorme privilegio de estar los ultimos 21 años al lado de Juan, de haber sido formado por Mayito, de haber estado en "Mafalda", en "Elpidio", en "Mas Vampiros", en fin, he tenido la suerte de ser su amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, hola! que buen artículo y una gran sorpresa encontrarlo. Quiero oir el audio pero no funciona. ¿Hay alguna otra forma de poder oírlo? me gustaría mucho,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandro: Ayer accedí a goear.com y, como usted señaló, no se podían escuchar las dos piezas de audio de "Vampiros en La Habana", al parecer por alguna situación del enrevesado mundo de la informática que escapa a mi comprensión de simple mortal. Hoy, 9 abril 2014, he vuelto a entrar y todo está correcto, funcionando bien. Ya las puede escuchar y disfrutar. Pulse los enlaces que aparecen en este escrito. Le agradezco sus palabras. Saludos, Y i n

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Perfecto todo, súper entrañable, cierto y muy merecido el “por si a caso”; además, igualmente la contestación tan llana y sentida de Juan Padrón. Muchas gracias por dejarnos ver estas manifestaciones tan sinceras y sanas, maestros.
    Mi mujer, una palentina, es otra fan de Vampiros…; de Elpidio. El otro hablábamos con unos amigos entusiastas de Cuba y su… luz… y salió a colación esta aventura en la Habana (también, Erik Durschmied y su “Finding…”); en fin, que…, también hoy le hablé a mi Susana de esa contestación tan campechana y sabia del director, que había leído aquí. Luego también le he dejado enlace a la cronología de todo; sé que lo disfrutará y mucho. Otro abrazo y muchísimas gracias otra vez por todo. Suerte y ánimo, campeón. Hay más.

    ResponderEliminar
  6. Estimado P.Ginori, en Cuba fui una fiel fan de sus programas y aunque estuvimos en el mismo CPT, e incluso trabaje un tiempo con Blanco en Palante, no tuvimos la oportunidad de conocernos....he llegado a su blog a traves de un amigo comun, Pucheux, con quien comparti esos 5 durisimos pero encantadores años de Univ. junto a Dulcita, y otros 120 mas, y quería decirle que su misiva me ha conmovido por lo sincera y lo cubana, pues expresa lo que todos sus fans piensan de los Vampis de Padron....mis nietos, nacidos o no en España, pero criados en este hermoso país, se han criado al ritmo del Vampisol y la trompeta de Pepito..por lo que agradezco muchisimo el haberle hecho llegar, en su nombre y en el de todos sus fans, ese reconocimiento al maestro Padron, y si, para mi tambien es una de las mejores obras del cine cubano y una de las mas conocidas a nivel internacional incluso por mi amigo Carlos, un español campechano que administra el cafe del metro de Betera.....gracias por compartir....Pucha la Cubana.blogspot.com

    ResponderEliminar